CabeceraLaDivisa

Un recuerdo a "Abundio"

|

Mi historia de hoy es un recuerdo a Abundio. O a los “abundios”; que abundan y mucho.

Dos han brillado con luz propia desde mi última historia.


El ex. Que no se resiste a seguir enredando, que si come con Pablo Iglesias a espaladas de Sánchez; que se toma un cafelito con Raúl Castro, que proclama estar por que a Cuba le borren de ser paraíso de terroristas mientras el gobierno está negociando la extradición de etarras; etc.etc.


Alberto Garzón, la probeta de IH (Izquierda Hundida): “un delincuente no puede ser de izquierdas”… ¡agua! Aunque alguno pensará que “tanía razón”


Otro, el inombrable: quiero a Cataluña como estado libre dentro de España.


El griego “chiripas”, presidente electo de la tómbola griega” que se refugia en España y Portugal como causa del malestar en Grecia cuando comprueban, al poco de unas semanas, que engañó a los ciudadanos…….


Y los ciudadanos que, con precedentes cuantiosos, y hechos novedosos día a día, siguen dejándose engañar, o no. Lo que se deduce de los diferentes sondeos que se publican cara a los próximos comicios de todo tipo.


Esos ciudadanos que les da igual lo que está pasando en Venezuela y, según las encuestan van a piñón fijo apostando por que España sea una sucursal cuyo desembarco de embajadores está siendo sufragado por un país, que en cambio, sus gentes no tiene para comer y cuya represión totalitaria a cualquier oposición democrática es de la peor jaez como para importarla.

Esos ciudadanos a los que no basta, entre otros, 3.000 millones de euros, y al final más de 200 imputados por el latrocinio peor que pueda haber, el de malversar el dinero de los parados, en el caso actual de los cursos de formación, a lo que hay que sumar el siamés de los ERES. Mucho preocupar la corrupción, según el CIS, pero no solo no pasa factura sino que prima.


Mucho “Abundio” en el escaparate de la actualidad. Tanto que no cabe uno más. Y lo peor es que ninguno está dispuesto a hace sitio a los muchos postulantes a entra en el club, porque es condición congénita: “el Abundio” nace, lo lleva en su ADN.


Es como el tonto que coge una linde, termina la linde y sigue el tonto…. hasta conseguir ser Abundio, de oro, plata, bronce, de mérito o de cuota.


La D.O. Abundio tiene varias leyendas, quizá la más expresiva es la que argumenta que “vendió el coche para comprar gasolina”.


No tendría mayor importancia si no fuera porque un Abundio jode un pueblo; de preocupar, y mucho, es por tanto una pandemia.


Más inquietante es que pandemia, vocablo que procede del griego pandêmon nosêma, de (pan = todo) + δήμος (demos = pueblo) + nosêma (= enfermedad)


Y cuando te quieren hacer un griego, todos contra la pared…de espaldas, por supuesto…salvo que los “abundios” quieran dar pistas.


¡Ea!...pues…abundiando , que es gerundio.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.