Pepín Liria: "Me encontré muy a gusto en Illescas, pude soñar como torero y así lo vio la gente"

|


1646661







El acontecimiento taurino estuvo en la feria del Milagro en Illescas, donde se había anunciado que con motivo de su 25 aniversario de alternativa, haría esa reaparición pautada en cuatro o cinco corridas de toros de Pepín Liria, en homenaje a Barrio y a Fandiño. Lástima la climatología, pero casi se llenó la plaza. Hubo un gran espectáculo y un Liria en las dos versiones: la clásica del toreo clásico y la del sentimiento. A punto del indulto, fue tan honrado que lo mató por arriba, las dos orejas… mejor que ni soñado. Pepín Liria, Buenas noches.


Sí, buenas noches. Estoy feliz y contento. Los miedos que me han aparecido toda mi vida a principio de temporada se han ido. Esos temores me acompañaban y el final ha sido muy bonito. Han salido las cosas como uno soñaba, tuve la suerte de tropezarme con un gran toro y pude mostrarle a la gente lo que sentía. Tuve la suerte de cuajar ese toro de principio a fin.


Hiciste el paseíllo descubierto. No te habías presentado en Illescas. Había mucha gente de Madrid que te conoce perfectamente, pero era un reto: terreno desconocido.


Toreé en una portátil en Illlescas en los 90. Era un reto el volver a hacer el paseíllo con dos figurones del toreo diez años después. No quería fallarle a mucha gente que tenía mucha ilusión ni a mí mismo ni a mi historia. Dije adiós cuando mejor estaba, en 2008, cuando llegaban los triunfos, cuando más estaba toreando… y estos diez años de retirada, sin salirme de ese guión que era torear cuando los murcianos me necesitaran, me han hecho madurar en todo. En el campo he tenido la oportunidad de torear. Con las que a mí sí me hubiese gustado identificarme más como torero. Me queda la tranquilidad de haberme preparado, de haber sido fiel a la seña de identidad de Liria, de un torero que no viene a soplar las velas del cumpleaños sin más, sino a que el que pase por taquilla no se sienta defraudado. El que estuvo en la plaza lo vio y lo disfrutó.


Te encontraste pletórico de todo: de inspiración, de sentimiento… en un primer toro muy complicado al que lidiaste. Otro toro bueno que te reposaste con él. Dos orejas unánimes, petición de rabo… eso, supongo que con los años y con el tono de voz será previsión de futuro en cuatro o cinco fechas.


Sí, creo que he sido consecuente respetando la profesión, haciendo las cosas con garantías de respeto que siempre se me transmitió por parte de las figuras del toreo. El planteamiento solamente era de una tarde, por decir que estaba vivo. Había pensado en algún pueblo como Abarán, que la lleva mi apoderado. Vamos a ver qué pasa ahora, si salen algunas corridas bonitas con la línea marcada el otro día, que sea un acontecimiento. Eso es lo que me va a mantener en la temporada. Se me están ofreciendo cosas y tengo los pies en el suelo y sé que no debo coquetear con mucho más de lo hablado. Así lo siento. Esto ha sido un tema emocional por muchas cosas, para demostrar que el toreo es mayor que la vanidad y que los compañeros han hecho grande esta profesión.


Hay plazas clásicas que han sido importantes para ti: Alicante, Almería, Granada… y donde surgió todo, Pamplona.


Sí. Pamplona es una plaza especial y bonita, y desde el 2008 no he conseguido de subir a Pamplona. Los niños de Espartaco están entusiasmados con los sanfermines y yo les había prometido que un año les iba a acompañar, y volví a revivir ciertas cosas bonitas en Pamplona. Estaba tan reciente lo de Iván que sentí la importancia de una Feria como aquella, me di cuenta de la importancia que tiene para la Fiesta esa semana y cómo trasciende. Como torero, creo que estoy en el compromiso real de defender una feria como aquella. A lo mejor se hace realidad que toree en esa feria, con el respeto a todas las plazas y a las aficiones. He intentado toda mi vida respetarla y ahora mucho más, me doy más cuenta de la suerte que tengo por tener compañeros así a mi lado. Eso te recompensa y te hacer querer más a tu profesión.


Lo dejaste petrificado al hombre que se creyó que le ibas a brindar.


Sí, fue una confusión. Emocionalmente fue una persona maravillosa. Le ha venido un poco grande, ha visto cómo las personas cambiamos y se las trasladamos a los seres queridos. Quería que estuviera a mi lado, que supiera por qué en la gente en la calle me reconoce, que viera cómo había sido capaz… pero no sabía si iba a ser capaz de estar a la altura. Ella ha estado conmigo, me ha cuidado por la preparación y tenía que darle las gracias en ese brindis. El hombre se tenía que haber tapado un poco. Anécdotas.


Tu pareja.





Sí, es la persona que ocupa mi vida en estos últimos meses. He vuelto a Sevilla, a vivir con la familia que empecé. La vida te lleva a los orígenes, al inicio de la carrera… lo que fue todo una vida en esta ciudad que me ha traído de la mano de una mujer sevillana. Esas cosas pasan y emocionalmente me vio feliz. El traje de torear es transparente. Ella me animó a muchas cosas de las que pasaron en el ruedo. No sabía nada de mi historia y rápidamente ha tomado conciencia de lo bonita que es la profesión.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.