CabeceraLaDivisa

Madrid. 20ª de la Feria de San Isidro. Lleno. Tarde follón y bronca desde el minuto 1’, nada más roto el paseíllo por el cambio de ganadería a lidiar (Vellosino por Jandilla). El Juli y Perera fueron blanco de las iras de los bronquistas. El Juli p

|



la crónica de pedro j. cáceres


Madrid. 20ª de la Feria de San Isidro. Lleno. Tarde follón y bronca desde el minuto 1’, nada más roto el paseíllo por el cambio de ganadería a lidiar (Vellosino por Jandilla). 

El Juli y Perera fueron blanco de las iras de los bronquistas. El Juli pudo cortar oreja en el 4º (saludos). López Simón pudo, también otra otra en el 3º y debió hacerlo en el 6º al que no se acopló. 5 toros de Vellosino y un sobrero 6º de D. Hernández, bueno, con mansita nobleza.

 De los de Vellosino resaltar la bondad mansita en diferente grado de menor a mayor con opciones de regalar triunfo 1º, 3º, 4º. 


La corrida fue menos mala de cómo se ha leído, sí afectada por la orden de reventarla y que. la hizo adolecer de hilo argumental para el espectador normal, no se sí para los toreros también, y de ahí la idea de caos y confusión y “todos a la cárcel”. 

Lo del cambio de corrida no era más que una excusa, sin que todavía se sepa que pasó con la de Jandilla. Más, lo importante es lo que se lidia y la terna de figuras asumió matar la reservada para sustituir a lade Margé el día de la lluvia con un cartel de excelentes meritorios. En otra época eso es lo que se valoraba y no al contrario.


Con tal ambiente, El juli tuvo que estar mejor con el 1º y rematar con la espada una buena versión suya en el 4º, de las de cortar oreja, no más, y ya volverán tiempos mejores. 

Perera sin suerte; pero su cara era el espejo del alma que buscaba hazañas anteriores. 

Y a López Simón le sobró la última serie en el asequible 3º para mejor ayuda en la suerte de matar. A media faena la labor iba para oreja (la que posibilitaba el toro). En el buen 6º de D.Hernández , tras el descalzaperro veterinario, autoridad y bronquistas del buey titular de Vellosino, el joven torero de Barajas posiblemente se sorprendiera de su embestida y fue de más a menos de lentitud a rapidez y de estructurar a amontonarse. Lo llaman acople, o desacople.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.