CabeceraLaDivisa

Joaquín Galdós: “Tengo la presión de saber que, en las próximas 48 horas, tengo mucho que ganar”

|

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO

A Joaquín Galdós le esperan dos días con las dos plazas más importantes del mundo por delante: Sevilla y Madrid. Se tratan de 48 horas claves para la carrera de un joven que quiere salir a por todas tal y como confiesa en la siguiente entrevista. Galdós, el novillero parejo a Roca Rey que en un mes será matador de toros en Istres, conversa sobre el pasado, presente y futuro de una carrera novilleril que está tocando su fin.

Vuelves a Madrid tras tus dos tardes el año pasado y a Sevilla tras pasear una oreja, ¿cómo te enfrentas a estas dos primeras plazas de primera categoría?

La verdad que, ante todo, estoy contento porque siempre he de decir que estoy cumpliendo mis sueños. Se van haciendo realidad poco a poco. Sí que es verdad que estas últimas semanas he sentido la presión de saber que tengo muchas cosas que ganar este domingo y este lunes. Soy muy consciente de todo lo que tengo por delante y cómo me quiero quedar posicionado de cara a la alternativa en Istres, y por supuesto que estos dos puertos te pueden poner en ese lugar que quieres y llamar la atención del aficionado.

¿Qué significa hacer el paseíllo en la Real Maestranza liado con un capote de Juan Belmonte como hiciste el año pasado?

Fue una idea de las personas que me llevan la prensa, que tienen relación con Juan Barco y su colección. Yo me formé en Málaga durante mucho tiempo y este coleccionista tenía bastantes piezas en exposición, y una de ellas era ésta. Se nos ocurrió porque él me lo ofreció personalmente y era muy bonito, además porque Belmonte estuvo casado con una limeña y ese vínculo me pareció bonito. Era una oportunidad que no podía rechazar y fue bonita.

Vas a Sevilla a despedirte de una afición como novillero que esperamos pronto la pises como matador, ¿qué supone el cartel, los compañeros, la ganadería…?

Sevilla es la plaza de mis sueños, donde he encontrado como espectador y como torero una receptividad inmensa. Es más parecido a lo que pasa en algunas plazas de Francia con sus silencios, libres de prejucios, que exigen mucho, y allí voy con una sensibilidad especial. Creo que puedo dar una gran tarde de toros y en Andalucía he tenido tardes buenas. En Sevilla aun pinchando un novillo le corté una oreja el año pasado, pero este año estoy más cuajado y con las ideas más claras. Tengo la fe de que será más grande Es verdad que no he entrado en cartel de figuras de los novilleros, también es verdad que me coincidía alguna fecha, pero cuando ya estás anunciado, la tuya es la mejor porque es la que tienes. Le tengo mucha fe a la novillada y voy a poner todo de mi parte para que aquello salga como lo soñado.

Un día después de Sevilla haces el paseíllo en Madrid con una novillada de El Puerto. El último novillero que toreó un astado de El Puerto en Madrid fue Roca Rey, también peruano, y salió en hombros…

Andrés cortó una y una y uno de ellos fue un sobrero, pero la novillada con la que estaba anunciado era esa. A mí me gusta desde que me anunciaron con ella, son toros con movilidad y fuerza, que es lo que se necesita en Madrid porque sabemos que no es una plaza en la que valen las mismas ganaderías que para otras. Tiene Madrid, para mí, la misma presión que Sevilla. He sufrido una tarde trágica, una de indiferencia y otra de ninguna opción en Madrid. Tengo muchos sueños que se pueden cumplir ahí, porque Madrid es otra película. Tengo la ilusión intacta como si fuera el día que me presenté, con las mismas pretensiones y asumiendo los mismos riesgos.

Un mes más tarde será Istres, ese escenario mágico en el que se encerrará con seis toros Enrique Ponce, donde llegarás para tomar la alternativa, ¿cómo surgió ese escenario para tal cita?

La verdad que nos ofrecieron la alternativa en algunos sitios de Francia, pero primero por la fecha, que es muy buena para tomarla. Pero estos dos días van a marcar mucho el devenir. Nos venía además la ganadería de El Pilar, que se mueve, y es una corrida especial en una plaza como Istres. Le tengo mucha confianza, puede ser un día muy bonito y, sobre todo, que sea en Francia es increíble, donde he vivido tardes inolvidables en mi carrera. Es importantísima, luego iré a La Bréde o a Dax, dándome una categoría con figuras en ese país que no se da en España y que sabemos que allí son muy respetuosos en ese sentido. Estoy muy contento.

Ángel Gómez Escorial ha sido tu hombre de confianza siempre, y desde el año pasado la Fusión Internacional por la Tauromaquia, ¿cuál ha sido vuestra evolución toda esta etapa de novillero?

La verdad que se nota la presión. Se nota el ambiente entre mis banderilleros, con Ángel… lo noto yo también. Soy muy consciente de lo que estoy por vivir, pero creo que ya con el tiempo que llevo de novillero y como me estoy encontrando delante de los toros, voy a ser capaz de controlar esos nervios y esas presiones. Me aconsejan que no me deje nada, porque es el momento de mi carrera y de mi vida. Son más de tres años los que llevo en España, y jamás me imaginé estar en la posición que estoy. Una vez que estoy aquí, no sería de mentalidad ganadora darme por servido de todo lo que he vivido, sino que uno quiere más y además lo tengo en la mano el factor suerte también intervendrá hoy y mañana, pero trataré de que todo lo que esté en mis manos llegue para que el toro descomponga lo menos posible. En cuanto a la FIT, llevan muchos más toreos y no tienen la relación directa que puedo tener con Ángel, pero sí hay ilusión en mí y ahí estarán y espero confeccionar mi vida para bien.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.