Maestra Nati: “Tengo 85 años y he entregado mi vida al toreo: cuando me dieron la noticia de la Medalla me quedé en shock”

|

1576852690907





Maestra Nati: “Es un reconocimiento a una trayectoria, pero también a una forma de entender la tauromaquia desde el arte y el diseño”


El Premio Nacional de Tauromaquia 2019 recayó hace unos días en la Maestra Nati, a la que entrevistamos por ello. 


La gran noticia con la que terminamos el año fue la concesión de la Medalla de las Bellas Artes a unos trajes de luces y capotes de paseo hechos por la Maestra Nati. Buenas noches, maestra.


Buenas noches.


Me vas a permitir que te tutee como hace mucho tiempo.


Yo tengo unos tremendos recuerdos tuyos.


Y taurina por los cuatro costados: te casas con ese personaje irrepetible como Enrique Lera, tu hijo también es torero, Juan Carlos Vera también es torero… toda una vida dedicada al toro.


De la sastrería, recuerdo el hotel de mis padres, al que se desplazaban todos los toreros: recuerdo a Litri, Rafael Ortega, Pepe Luis Vázquez… que iban al hotel y mi madre les hacía los trajes.


Aprendes el oficio muy pronto, según sales del colegio.


Sí, iba a San Luis de los Franceses al colegio, y al salir me iba al taller en el que estaba mi madre. Empecé a aprender de ella. Me gustaba muchísimo mi trabajo, me parecía una cosa preciosa y toda mi vida he vivido de él.


No solamente heredas el arte de tu madre, sino el nombre también.


Sí, y cuando me han dicho que me concedían la medalla, mi primer pensamiento ha sido para mi madre, porque gracias a ella lo he conseguido todo. Además, me he especializado en capotes de paseo, y cuando veo a esos figurones del toreo envueltos en los capotes que he elaborado yo no me cambio por nadie.


Fue el 20 de diciembre cuando te llegó la noticia, ¿cómo te lo dijeron?


Como mi hijo es así, me pasó el teléfono y no me dijo quién llamaba, me llamó la secretaria y me dijo que llamaban del Ministerio. Me emocioné mucho. No creía que tenía méritos suficientes para recoger esa medalla. Tengo 85 años y he entregado mi vida al toreo. Ahora estoy haciendo un capote de la Esperanza de Triana y gracias a Dios he podido vivir bien de mi trabajo.


Y la saga se perpetúa: Enrique te sigue en esa creatividad.


Sí, me dijo que quería continuar con el mundo del toro. Fue a la academia, aprendió a cortar, y yo como madre me siento orgullosísima de él, porque está trabajando muy bien y en el futuro tendrá mi nombre pero superado.


Hace muchísimos años, eras tú apenas una niña, tu madre se inmortaliza cosiendo el capote de luto que utilizaba Gallito tras la muerte de su madre.


Sí, y me emocioné hace poco viendo ese capote de paseo. Son cosas de una emoción tremenda: que yo haya podido continuar esa labor. Estoy orgullosa del mundo del toro porque jamás he tenido ningún problema con ningún torero, me han tratado muy bien y me han respetado. Me siento orgullosa de él.


Tu madre trabajó con la mejor sastrería del momento.


Sí, y era una gran bordadora. Cuando se acabó la guerra no había sastres, y Bienvenida buscó a mi madre, y pudo hacer la ropa de la corrida de después de la guerra, para Manolo Bienvenida y para Domingo Ortega. Desde entonces, mi madre continuó con su trabajo.


¿Prefieres el capote de paseo al vestido de luces?


He hecho grandes trajes de luces, pero con los años los capotes de paseo me han gustado mucho. Fui a México en los años ochenta a una exposición, con los diseños mayas de los trajes de luces. Yo le tenía mucho amor al capote de paseo, y cuando mi hijo hizo la sastrería, él era el que se ocupaba de todos los diseños y bordados. Me ha gustado mucho siempre. Además, he tenido la satisfacción de haber vestido de torero a mi marido y mi vida ha transcurrido en el mundo del toro. No he tenido otra familia más que de toreros. Ya tengo muchos encargos para la feria de Sevilla, y entre las manos tengo tres capotes de paseo: me gusta mucho mi trabajo.


¿Para quiénes son?


Uno es para Paco Lama, otro será para Pablo Aguado, otro será para Cayetano con una imagen…


El año pasado expusiste en la Sala Antonio Bienvenida.


Sí, y fue impresionante. Fue una emoción detrás de otra. Y los capotes se los han llevado a México o a Francia. Me los quitaban de las manos. Ha sido una emoción muy grande ver que esos trabajos míos se los han llevado.


Esas obras de arte contrastan con algunos capotes de paseo que parecen de la marca Adidas...


Por desgracia, sí. Hay compañeros de primerísima calidad, pero en realidad esto es un trabajo de artesanía. Esto que están haciendo ahora, trayéndolos de fuera, son unas máquinas que les meten un pen y salen hechos. Eso es de otra calidad. Es un mundo muy reducido y somos muy pocos en realidad. No me gusta hacer de menos a nadie, cada uno que se defienda como pueda, pero sí te digo que cuando llega ese San Isidro y ves a esos matadores con nuevos capotes, te emocionas. Y para mí es un orgullo tan grande que sigan confiando en mí para unos días tan importantes como esos… No sé cómo expresarme, pero el sentimiento no lo cambio por nada.


¿Cuánto puede costar un capote de paseo artesanal?


Un capote de paseo elaborado a mano, con materiales de primera calidad, son 6000 euros.


¿Y un vestido de luces?


Parecido: 4.500 o 5.000 euros. Antes, en las sastrerías había una sección que era alquiler, cuando no podían. Ahora los chavales se compran los trajes de segunda mano.


¿Quién ha sido el más raro que te han pedido?


A mi madre le pidió una vez un torero de Alicante con una serpiente y mi madre no quiso hacerlo, porque dijo que los toreros eran muy supersticiosos, y no lo quiso hacer. Era un torero de Alicante.


¿A qué toreros has tenido gran cariño?


A El Niño de la Capea lo quiero mucho a nivel personal. Lo ha hecho muy bien cuando empezó y cuando fue figura.


Hablemos de los colores.


Si pones un Gran Poder, lo normal es ponerlo en color nazareno; si pones una Macarena, se borda en terciopelo verde; si es la Virgen del Rocío, es terciopelo rojo

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.