CabeceraLaDivisa
Cuando uno disfruta y es capaz de sentirlo, el público también lo hace

DAVID MORA: “Estoy contento de que ese toro me permitiese dar una tarde que siempre había soñado“.

|

ENTREVISTA CON DAVID MORA


LA SINTESIS DE LOS TWITS


DAVID MORA


“Es muy especial por el día que era, debía ser un día feliz por la vuelta“.



“Las sensaciones vividas con esa salida a hombros fueron muchas y muy intensas“.



“Celebré mi reaparición con una felicidad enorme, es la recompensa a tanto trabajo“.



“Cuando uno disfruta y es capaz de sentirlo, el público también lo hace“.



“Estoy contento de que ese toro me permitiese dar una tarde que siempre había soñado“.



“Por supuesto que Malagueño fue de vuelta al ruedo“.



“La rotundidad es importante para que el público vea la importancia también del toro“.



“Que vea el público que uno venía con ganas de una reaparición así es importante“.



“El inicio de muleta fue importante, sobre todo tras estar cruzado el toro en el péndulo“.



“Se me había quedado sin movilidad la pierna, y esto es una gran satisfacción“.



“Cuando hay una faena importante e histórica, pienso que el recuerdo queda“.


LA ENTREVISTA COMPLETA


ENTREVISTA A DAVID MORA (PJC)

P: ¡David Mora, buenas noches! Hay un salto cualitativo porque en Madrid hay que distinguir. Si difícil es cortar una en un toro, difícil es cortar una y una. Pero, mucho más difícil es salir por la Puerta Grande con dos en un toro que significa que la faena ha sido redonda.

R: Sí, la importancia que tiene Madrid e incluso si sólo das la vuelta al ruedo, tiene una gran importancia. Cuando se conceden dos orejas de un toro tiene una gran importancia y sobre todo la rotundidad ha tenido que ser muy importante para que se vea. El público es unánime y la importancia que creo que ha tenido la faena con el toro “Malagueño.”

P: El toro de Alcurrucén. En una feria en la que Alcurrucén no ha brillado como acostumbra a brillar, pero salió ese toro. Quizá abrir esa Puerta Grande y tú habías degustado las mieles de lo que es salir por esa Puerta Grande y mirar al cielo de Madrid, pero por las circunstancias en tu vuelta a la plaza de toros de Las Ventas ¿Es una salida muy esperada, muy deseada y especial?

R: Sí, muchísimo y sobre todo por el día porque debía de ser un día feliz donde volvieran todas las sensaciones vividas. Fueron muchas sensaciones y muy intensas. Y que mejor manera que celebrar una vuelta a los ruedos, en este caso en Madrid, desorejando por partida doble a ese toro. Entonces, para mí ha sido una felicidad y se trata de la recompensa a tanto trabajo y a tanto esfuerzo. Cuando uno lo disfruta y es capaz de sentirlo así, el público también lo hace. En ese sentido, estoy muy contento de que ese toro me permitiese dar una tarde como siempre he querido y he soñado tener en Madrid.

P: ¿El toro fue de vuelta al ruedo?

R: Sí, por supuesto que sí. Cuando hay un colaborador e incluso con un toro que en un momento dado cortas las orejas, independientemente de que sea malo el toro, ha sido un colaborador que te ha permitido triunfar. Entonces, fue un toro muy bueno y sobre todo para mí lo más importante, fue ese fondo que tuvo. Embestía con importancia y con esa transmisión que es algo fundamental para que ese toro llegue al público.

P: ¿Cómo te planteaste la faena? ¿Cuándo empezaste a vislumbrar que podía haber el sueño de volver a Madrid abriendo la Puerta Grande?

R: Lo importante de todo fue la disposición del principio. A raíz de ese quite que fue muy oportuno para rivalizar y mantener uno esa disposición, ya que uno venía con ganas de estar a la altura de una reaparición así. Tuvo mucho importancia el principio de muleta porque con la disposición del cambio por la espalda que como venía mal colocado al estar cruzado el toro, no me dio tiempo cambiarle. Después de esa voltereta tan fea, prácticamente el toro me dejó que no podía apoyar las piernas porque se me habían quedado sin movilidad. La despaciosidad que tuve en esas tandas que tuvieron tanta profundidad, es algo que gusta en Madrid. Midiendo los tiempos entre tanda y tanda.

P: Luego viene la corrida de El Pilar del pasado viernes en la que yo me he atrevido a escribir, no sé si estaréis de acuerdo los tres toreros que hicisteis el paseíllo o no, la tarde fue muy antipática de viento. La corrida de El Pilar necesitaba otros terrenos que el viento no os dejó. Se solventó con resolución y que el público vio otro tipo de espectáculo, enfadado con el viento al no poder ver triunfar a los toros. ¿Fue una corrida tremendamente rara, no?

R: Sí, quizás no ha sido de las corridas con más opciones para el triunfo. Con la ganadería de El Pilar he tenido muchos triunfos con ella tanto en Pamplona como en Sevilla, en este caso, triunfando con toros muy importantes de la ganadería. Quizás la del otro día en Madrid es como los toreros, no todos los días se puede triunfar. Lo importante es mantener también esa regularidad y en este caso no pudo ser. Que más quisieran todos los ganaderos que embistieran todos los toros. Pero, fue una corrida un poco a contraestilo para Madrid por la poca fuerza de los toros. Y lo que hablábamos anteriormente del toro de Alcurrucén, el toro tiene que tener transmisión con calidad para poderlo cuajar.

P: En cualquier caso y te lo pregunto porque lo ignoro. Desde la ignorancia yo lo pregunto. Sigo creyendo que independientemente de no ser una corrida de El Pilar como nos tiene acostumbrados, ¿esa corrida en los medios sin viento hubiera cambiado el signo del espectáculo?

R: También hay que decir que el día que corté las dos orejas hacía un viento muy fuerte. Sí es cierto que en los momentos míos de muleta baja un poco la intensidad. Hubo un momento que se juntó todo y que se juntaron todos los astros para que incluso el viento me mermara. El viento molesta mucho, pero cuando el buen fondo de un toro tiene ese fondo para querer ir hacia adelante, no hay excusas. No es excusa ni el viento ni los terrenos que puedas marcarle. Eso es importante para que mejore el toro, pero el toro cuando quiere embestir y los terrenos los agradece. Lo que es la transmisión, lo que es la clase del toro, la bondad, la forma de embestir por abajo son condiciones que tiene el toro y que cuando no se tienen, es difícil buscarle la culpa a otros factores.

P: Abres la Puerta Grande el día en que reapareces en Madrid, pero luego el viernes no hay suerte. ¿El orden de los factores altera el producto? ¿O hubieras cambiado por la última el ser esa Puerta Grande y no la primera? ¿O que se queden las cosas como están y que te quiten lo bailao?

R: Quizás esa última corrida quedaría con más alegría e incluso si hubiese sido en el último toro. Cuando hay una faena importante e histórica y que quede para el recuerdo, el recuerdo queda independientemente del lugar que haya sido. Se ha vivido en ese momento y es el que queda. Por eso, Madrid es tan difícil y que se corten dos orejas en una tarde las treinta que hay. El momento y el recuerdo tienen que ser cuando tienen que ser.

P: Afortunadamente, tu trayectoria desde que reapareces en Vistalegre, Valencia, Sevilla, Madrid en esa Puerta Grande con dos orejas de un solo toro, la temporada pinta tremendamente bonita. Estarás en Bilbao y van surgiendo muchas más ferias. Lo que me extraña es lo de Pamplona porque quiero recordar que el año anterior a la cogida de Madrid, fuiste el gran triunfador de la Feria de Pamplona y que ese año que ya estaban los carteles antes de la Feria de Madrid, estabas en dos tardes. ¿A qué ha venido esa desidia en no contratar o no contratar adecuadamente a David Mora en Pamplona?

R: Bueno, quizás el dejar pasar tanto tiempo en encajar una feria que por desgracia no pude estar en ella en el año que me ocurrió el percance y que estaba anunciado dos tardes al haber sido el triunfador de la feria el año anterior. Han empezado a confeccionar la feria y a día de hoy e incluso el mismo día o el día antes de cortar las dos orejas, no habían hablado con nosotros. Entonces, cuando ocurre algo como lo de que corto las dos orejas en Madrid, me ofrecían una corrida solo. Así como si sólo hubiese esa única opción. En términos generales no era lo que yo creía no por la corrida ni mucho menos, porque la ganadería de la corrida me encanta, sino que ha sido un poco las formas de menospreciar. Después de lo que me había ocurrido y un poco por tener sensibilidad, la vez anterior no había tenido culpa de que por un percance no pudiese estar en la feria. Parece que ha habido una circunstancia y no pasa nada. Pamplona es una feria que me encanta y el curriculum en Pamplona creo que ha sido muy importante. Estuve toreando seis o siete años seguidos en una feria que me siento muy cómodo y bueno, no pasa nada. Lo fundamental es un poco contar con los triunfadores. En este caso, al sufrir el percance no podía estar en la feria. Debían y ya no solamente por lo de Madrid sino que antes ya tenían que haber contado un poco conmigo, y tener más sensibilidad. Esa es la base no sólo conmigo sino con muchos toreros que han hecho méritos tanto en Pamplona como pueda ser otra plaza.

P: ¿Se puede conocer que ganadería era o prefieres guardarlo en tu interior?

R: No, yo os lo puedo decir y no hay problema. No ha sido un tema por la ganadería. Todo ha sido un poco por la dejación de cara a todo lo que he entregado a Pamplona y que han sido muchos años. Ha habido tardes buenísimas e incluso dos años consecutivos de ser triunfador de la feria. Un año por numérico de orejas y otro triunfador por el premio de la feria. Entonces, es un poco más tema de sensibilidad. A los toreros hay que darles lo que se merecen. Entiendo que somos muchos y que muchos de ellos han hecho cosas importantes en la feria, pero por eso mismo hay que contar con ellos antes. Esa es la sensibilidad y el respeto que hay que tener al que triunfa para que vuelva. En Francia por ejemplo: los toreros siempre han tenido los pies en la tierra y siempre ha habido un gran respeto entre compañeros de profesión y de que todos merecen oportunidades. Por ello, hablo de que no sólo tiene que tener sensibilidad conmigo, sino con todos los toreros. Esta es la única forma de que la tauromaquia siga hacia adelante.

P: Estoy totalmente de acuerdo. ¡David, felicidades! Te merecías esa Puerta Grande, te merecías que el toro ayudara y nosotros nos merecíamos disfrutar como disfrutamos de esa faena y que sin duda alguna, es una de las faenas sino la más grande de la feria. De hecho, en estos momentos eres el único torero que ha cortado dos orejas de un mismo toro, hablo de matadores de a pie, naturalmente. Que sigan los éxitos, ¡Muchísimas felicidades, David Mora!


R: ¡Muchísimas gracias! Todo lo que he comentado es desde mi punto de la humildad y desde el punto de hacerse querer notar uno. Estoy muy agradecido también a muchos años que me han tratado fenomenal y todos somos personas. En algún momento, todos tenemos alguna circunstancia en la que nos equivocamos. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.