CabeceraLaDivisa
Aquí en Madrid siempre he tenido que triunfar con toros complicados

PONCE: "Fue muy bonita la entrega de la afición, fue un momento muy especial y quiero volver a repetirlo porque me quedan muchas cosas que decir"

|

ENTREVISTA A ENRIQUE PONCE


LA SÍNTESIS EN TWETTS


Lo de cantar ha ido surgiendo por amistad con Materia Prima


En Madrid ha habido tardes muy importantes en mi vida, en mi trayectoria


A partir de las tres primeras salidas a hombros de Madrid todo ha sido muy bonito


He perdido alrededor de 8 puertas grandes en Madrid por la espada

La tarde de Lironcito, de Valdefresno, la recuerdo con emoción


Recuerdo siempre una entrega especial de la afición de Madrid


No cabe duda que la ilusión de toreo que tengo en estos momentos en Madrid no la habían visto. Tenía ganas de venir a Madrid y que lo viera esa plaza


Aquí en Madrid siempre he tenido que triunfar con toros complicados


Faltó muy poquito para que rompiera el cuarto toro


Tenía ganas de pegarle a un toro 30 pases despacito, a compás, y torearle a gusto


Fue muy bonita la entrega de la afición, fue un momento muy especial y quiero volver a repetirlo porque me quedan muchas cosas que decir



AUDIO DE ENTREVISTA COMPLETA




Y LOS DUETOS CON "MATERIA PRIMA"



ENTREVISTA COMPLETA (PJC)


P: ¡Enrique Ponce, buenas noches! Hay que ver siempre digo lo mismo; jugando el golf el número uno, jugando a la pelota de fútbol otro número uno, cantando y ahí hemos tenido la prueba, y toreando no digamos. Y yo digo: “¿Le olerán los pies alguna vez?”

R: La verdad que lo de cantar es algo que ha ido surgiendo con la amistad, en este caso, con Materia Prima que han hecho un disco muy bonito como es de Materia Flamenca. El otro día fui a ver como estaban editando las canciones y demás y allí surgió un poco de que yo pudiera grabar alguna canción y tal. La grabé y luego en el Teatro Calderón me sacaron allí y cante un poco con ellos. Fue una bonita anécdota. Es algo que me gusta y encima colaborar con ellos en un disco tan bonito y que además es benéfico. Parte de las ganancias de este disco van destinadas a la Fundación Sandra Ibarra para el cáncer. Es algo muy bonito, pero vamos lo mío es torear.


P: No es lo mismo dar el cante que el cante grande como por ejemplo: el viernes sin cortar orejas. Tú sabes lo que es salir a hombros por la Puerta Grande de Madrid y además desde chiquitito. Desde chiquitito, sabes lo que es triunfar en Madrid y salir por la Puerta Grande. Pero, quizás es la vez que Madrid ha estado más respetuosa y que también, sino más entregada y más apasionada a Enrique Ponce como la tarde del pasado jueves.

R: Sí, en mi vida siempre ha habido tardes muy importantes en Madrid. En mi trayectoria, aparte de las tres salidas a hombros por la Puerta Grande de Madrid, he podido salir en otras ocho o nueve ocasiones. Pero, por culpa de la espada o que otras veces sí ha entrado la espada pero los toros no han caído. Circunstancias que han hecho que haya perdido siete u ocho salidas por la Puerta Grande de Madrid. Por ejemplo: la faena histórica a aquel toro de Valdefresno en el año 1996. Y anteriormente en Madrid, una tarde de 1994 con toros de Sepúlveday en el año 1993, una tarde con toros del Puerto de San Lorenzo. Todas estas faenas eran de Puerta Grande.Otra tarde que tuve con toros de Samuel cuando los quiques. En fin, ha habido siete u ocho ocasiones claras en las que he tenido la Puerta Grande abierta. Con esto quiero decir, que Madrid siempre ha sido una plaza que se me ha dado bien y que he triunfado. También es verdad que todos sabemos que es una plaza muy dura, muy exigente y una afición que no es fácil. Nunca sabes lo que va a ocurrir. Madrid siempre todos los años es una incógnita. Sí es verdad que me he sentido y eso sí que lo tengo que decir, me he sentido muy querido en Madrid. Me he sentido reconocido y respetado siempre. El hecho que hacía cinco años que no vine a Madrid y después volví el año de la cornada tan grave en Valencia y que fue hace dos años. Y el año pasado no estuve, y este año he vuelto. En este sentido, la evolución de mi toreo y la evolución mía propia como torero en estos años, Madrid aún no la había visto. Ahora, Madrid se ha encontrado y ya hace dos años se vislumbró y bien es cierto que también fue una tarde que sin cortar orejas fue de triunfo y las sensaciones fueron muy buenas y el feeling con Madrid, también. Pero, no se me había visto en Madrid hacía tiempo y esa evolución lógica de mi toreo y ese poso que se va creando en torno a mi trayectoria. El otro día, el jueves, Madrid me vio en una dimensión que no se me veía desde hace tiempo. Eso influyó mucho en esa entrega de Madrid. Mi toreo es un toreo que en Madrid siempre ha encajado. Desde que era un novillero y era apenas un chiquillo siempre mi toreo ha encajado en Madrid. Siempre recuerdo una entrega de la afición de Madrid en cuanto que me han permitido un poquito. No cabe duda de que la dimensión de toreo que he alcanzado en estos momentos y que tengo, Madrid no la había visto. Entonces, tenía ganas de venir a Madrid y poder un cuajar un toro. Que un toro me ayudara un poquito para que pudiera mostrar esa dimensión de la que te hablo. Aquí en Madrid siempre me han visto triunfar con toros muy complicados y así se dio el jueves con ese segundo toro tan complicado. Tenía ganas de poderle pegar veinte o treinta pasecitos a compás, despacito a un toro y torearle a gusto. El otro día pudo ser y la gente se entregó de manera muy bonita. Fue un momento muy especial el que pudimos vivir.


P: Sin duda alguna. Lo que intuyó es que estás contando ya los días que faltan para el año que viene.

R: Todavía falta mucho. Pero la verdad que a mí me gustaría volver. Igual que el año pasado mi intención era volver y al final no nos entendimos y no pude venir. Gracias a Dios, este año sí ha podido ser y de qué manera. El enfoque mío de venir a Madrid es diferente. Nunca se viene relajado a Madrid, pero vengo con unas sensaciones, una confianza en que mi faena grande en Madrid está por llegar. Lo vivo con convicción porque sé de lo que soy capaz en estos momentos. Sé que soy capaz de cuajar un toro y que a Madrid le guste. El toreo que le gusta a Madrid es el toreo puro, clásico y sé que puedo cuajar un toro aquí. Sería una de esas faenas para el recuerdo. Y claro que me gustaría volver, no puedo decirte que no. Mi sensación con Madrid es extraordinaria en estos momentos y sé que puedo cuajar aquí un toro de los que se recuerden.


P: Tengo que darte la enhorabuena porque después de veintisiete años, ser la novedad y tener capacidad de sorprender, es algo que está al alcance de muy poquitos o a lo mejor de solamente uno y se llama: Enrique Ponce.

R: La verdad que eso es lo difícil después de tantos años. Mantener esa frescura es algo muy difícil. Pero, no es casualidad tampoco. Yo vivo para el toro y es lo que amo. No solamente es que sea mi profesión, es que es lo que soy. Nunca he visto el toreo como una profesión sino como lo que soy. El toreo tiene esa parte tan interior y tan espiritual que no es sólo una profesión, sino que es lo que tú eres realmente. Vivo para esto mientras esté en condiciones físicas y mentales para poder seguir dando la cara en todos los sitios. Y si sigo aquí, es porque sé que soy capaz de mejorar. Sé que soy capaz de renovarme, de ponerle más pureza y más sentimiento a lo que hago. Eso es lo que definitivamente, hace que no te estanques y que cada año y cada día sigas evolucionando.




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.