CabeceraLaDivisa

Leonardo Hernández: “Sueño con mandar en el toreo”

|

NATALIA GIL / FOTOGALERÍA: LUIS SÁNCHEZ OLMEDO

El apellido Hernández no podía acabar, profesionalmente, cuando Leonardo se retiró de los ruedos. Su hijo, con el mismo nombre, se presentó para seguir su legado: "mi padre fue un gran rejoneador, una persona con una dedicación y afición tremenda. Su amor por el toro y por el caballo le hacen conocer muchísimos detalles de esta profesión. He heredado su carácter y su forma de ser”.

Aquel niño se crio entre monturas, cabezadas, bocados…:"tengo fotos montando a caballo con chupete. Quizás cuando era tan pequeño no tenía demasiado afición porque también me llamaban la atención otras cosas pero con 14 años empezó a interesarme mucho más hasta que decidí torear”.Para la familia fue duro aceptarlo:"a mi padre no le hacía ninguna gracia. Creo que lo que hubiese deseado es que me hubiera gustado como afición porque él conocía lo complicada que es esta profesión. Cuando se dio cuenta que era yo lo que realmente quería se volcó de lleno y siempre me ha apoyado en todo”.

Siente verdadero orgullo de anunciarse en los carteles con este apellido y reconoce que fue fundamental en el inicio de su carrera:"no cabe duda que llevar este apellido tan importante en el rejoneo me ha aportado cosas positivas. Siempre me he sentido orgulloso de ser su hijo y de verle seguir mi carrera como si fuera la suya, con pasión e ilusión. Ello no quita que en los inicios, cuando apenas era un niño, no tenía la suficiente experiencia para afrontarlo”.

Desgraciadamente su padre no se equivocó advirtiéndole la dureza del rejoneo y tuvo que ver a su hijo sufrir un terrible accidente:"cuando el médico me dijo que había perdido la visión del ojo derecho y que para el izquierdo necesitaría gafas, sentí que mi vida había cambiado por completo. Por suerte cuando recibí las buenas noticias estaba deseando volver a subirme a mis caballos”.Leonardo no sacó fuerzas para recuperar su vida, sino que fueron sus propios caballos los que le dieron fuerzas. Recobró la ilusión y no dudó en seguir en el toreo.

Los toreros están hecho de otra pasta y así lo demostró Hernández. Apostó por su sueño encima de sus caballos y con su estilo único:"me visto sin zahones porque creo que es más estético y más correcto vestir así de corto, los zahones con media vuelta, nunca con caireles. A mis caballos los trenzo con los lazos a la portuguesa porque considero que embellece mucho más sus caras”.

Bellos son esos quince caballos que componen su cuadra:"entre ellos están los más veteranos como son Xarope, Amatista, Sol, Olé… Despacio es uno de los que está evolucionando muchísimo. También contaré con algunos nuevos como Eclipse, Estoque y Calimocho”.El extremeño asegura que tiene una cuadra redonda y muy cuajada, sintiéndose muy identificado con ella. Es la raza lusitana la que toma protagonismo entre ellos: "suelo buscar caballos en ganaderías como la de Silveiras, Manuel Jorge Oliveira, Máximo Cordero y Veiga”.

Estos compañeros de lidia han de tener unos requisitos básicos para que el rejoneador decida llevárselos a casa:"el físico es fundamental, necesito caballos con fuerza. Con buena cabeza, buen comportamientos y que tengan expresiones como torero”.Prefiere que no les hayan echado el carretón y él hacer la doma que precisen: "yo lo llamaría doma base porque se usa tanto para la disciplina de la doma clásica, la vaquera como para el rejoneo. Siempre se puede coger algo de los equitadores de clásica y vaquera. No me gusta solo centrarme en la clásica porque creo que todas son buenas para el toreo. Tengo algunos caballos que podrían realizar un Gran Premio de doma clásica y otro un concurso de vaquera”.

Hernández tiene ‘a los caballos en la mano’ y cosecha verdaderos triunfos como el pasado en Jerez:"fue una tarde muy bonita, al llegar a la plaza me sentí muy fuerte. Me acoplé muy bien al toro que me salió y creo que le hice una faena importante muy a más. El público se metió en mi faena y me hizo sentirme muy a gusto y sentir el calor de la afición jerezana”.

Sueña con seguir triunfando en las ferias más importantes. Su próxima cita es en Las Ventas junto a Sergio Galán y a Diego Ventura:"son muchas sensaciones e incertidumbres que se pasan por la cabeza cuando sabes que vas a torear en Madrid. Ya está todo preparado solo quiero que salga el toro y pueda entregarme en esa plaza tan maravillosa”.El cartel es verdaderamente atractivo ya que el año pasado salieron a hombros los tres rejoneadores:"son compañeros que están a un nivel fantástico, espero disfrutar la tarde con ellos y desearlos mucha suerte”.

Leonardo, como los grandes del toreo, repite tarde en el ruedo venteño:"es una responsabilidad muy grande estar dos tardes en Madrid y un gran compromiso. Son dos carteles muy diferentes pero me siento orgulloso de los dos”.Y también como los grandes, ya tiene otras ferias firmadas:"también iremos a Granada, Zamora y Plasencia”.

"Va a haber mucha entrega de Leonardo esta temporada. Sueño con mandar en el toreo, con ponerme casi el número uno. Por ello trabajo, lucho y vivo. Para que el día de mañana la afición se acuerde de mi toreo y de mis faenas”.Concluye a CULTORO.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.