CabeceraLaDivisa
Una oreja paseó Castella del cuarto y entre ovaciones se fue un valeroso Roca Rey del encierro de Daniel Ruiz y Torrealta

Perera se impone en el cierre de Pentecostés

|


EMILIO MÉNDEZ


Este lunes de Pentecostés acogía el coliseo de Nimes una corrida de toros con el hierro de Daniel Ruiz y de Torrealta para una terna de primera división: a las seis de la tarde hacían el paseíllo Sebastián Castella, Miguel Ángel Perera y Andrés Roca Rey. Otra gran entrada acogía el coso galo para la clausura del serial.


El primero de Castella fue un toro descastado, sin fuerza, que no le dio apenas opciones al abreplaza. Saludó con algunos capotazos de tanteo, para seguir con un quite por tafalleras de parte de Miguel Ángel Perera. Lo intentó el francés pero podo pudo hacer. El tendido prostestó. Con un pinchazo cayó el toro. Silencio.

Firme y con entrega estuvo Miguel Ángel Perera con el primer de su lote de Daniel Ruiz. Un toro que tenía nobleza pero le faltaba trasmisión. Aun así, le permitió al extremeño cuajar una faena de mucho valor y donde destacaba su quietud. Muletazos por ambos lados de gran valor. Una faena de poder que culminó con una estocada en buen sitio. Tardó en caer y todo quedó en una ovación.


El tercero le correspondió a Roca Rey, un toro noble pero sin transmisión. Justo de presencia con el que estuvo con mucho valor el peruano. Lució de capa y respondió Castella con un quite por tafalleras para seguir Roca Rey por navarras muy ajustadas. Brindó al público para iniciar su faena con tres péndulos, realmente muy cerca y sin moverse. Ejecutó una faena muy de su estilo, apenas sin moverse, muy cerca y estando por encima del toro en todo momento. Muletazos de mucho mérito que emocionaron a la gente por momentos. Desafortunadamente dejó una estocada muy caída por lo que tan sólo fue ovacionado.


Castella cortó una oreja al cuarto de la tarde. Un toro que tenía cierta calidad, recorrido y nobleza pero, por momentos, derrotaba. El francés estuvo siempre por encima de él a base de oficio cuajándole una faena que fue a más. Hubo muletazos largos. Al final le dejó una estocada algo tendida pero suficiente para cortar una oreja.

Dos orejas ha cortado Miguel Ángel Perera al quinto de la tarde. Un toro con nobleza y calidad con el que ha realizado una faena de mucho oficio y valor pero, sobretodo, con mucho sitio. Capotazos de tanteo, después Roca Rey hizo un quite por chicuelinas y tafalleras muy ajustadas. Con la muleta, Perera inició la faena con péndulo en el centro. Hizo una labor de mucha entrega jugándose la vida, entre los pitones siempre muy firme. Muy seria la faena. Lo mató con un estacodón y la gente pidió muy fuerte las dos orejas.


El sexto de la tarde para Roca Rey. Un toro sin transmisión, con cierta bravura con el que estuvo muy firme y con mucho valor. El toro tenía sus complicaciones. Aun asi, realizo un quite muy justo. Con la muleta una faena de mucha entrega. Desafortunadamente, el toro empezó a perder las manos en varias ocasiones por lo que la faena no se pudo redondear. En uno de los muletazos donde el peruano estaba muy cerca, el toro le tiró el derrote, tan solo le rompió la taleguilla, un leve puntazo. Al final mató con una certera estocada para recibir palmas.

Finalmente Perera no quiso salir a hombros y lo hizo por su propio pie.


FICHA DEL FESTEJO

Coliseo de Nimes. Corrida de toros

Cuatro toros de Daniel Ruiz y dos de Torrealta

Sebastián Castella, silencio y oreja.

Miguel Ángel Perera, ovación y dos orejas.

Andrés Roca Rey, ovación y ovación.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.