CabeceraLaDivisa
El Juli ofreció una soberbia actuación con tres orejas y salida por la de los Cónsules en la alternativa de Álvaro Lorenzo, que paseó una del sexto a base de corazón; otra se llevó Castella del quinto

El Juli corta tres orejas en la alternativa de Álvaro Lorenzo

|


EMILIO MÉNDEZ


Este sábado la Feria de Nimes era testigo de una corrida de toros con el hierro de Garcigrande para El Juli, Sebastián Castella y Álvaro Lorenzo, que tomaba la alternativa. Se trataba de un momento crucial y esperado en la dilatada carrera novilleril del torero toledano. A las seis en punto arrancaba el paseo mayor en el escenario galo.


Inició toreando Lorenzo a la verónica y, después de que el toro cumpliera en el caballo, que justito de fuerzas cumplió, vino un quite por chicuelinas ajustadas. Llegó entonces la ceremonia de la alternativa, cayéndose dos veces en el inicio muleteril. Muy firme anduvo, pegándose un arrimón en el final. Falló con la espada en el primer intento, entrando la tizona a la segunda. Ovacionado fue el torero y con palmas en el arrastre se fue el toro.


El primero del lote de El Juli fue de Garcigrande, manseando y justo de presencia. Cuajó, a pesar de ello, una faena de oficio y poder. Logró llegar al tendido con muletazos importantes, a más, hasta que dominó a su oponente por completo. Mató de una estocada hasta las cintas para cortar la primera oreja de la tarde.


Castella rayó a gran nivel en el tercero, un toro de Garcigradne que inició con dos adornos para proseguir a la verónica. Conectó con el tendido por chicuelinas. Luego vino un quite por tafalleras. Muleta en mano, fue una faena a más, con sentimiento y profundidad. Hubo muletazos largos, templados por ambos lados que emocionaron al respetable. Fue una faena muy al estilo de Castella, pero encontrándose muy a gusto con un ejemplar que al principio perdía las manos pero le encontró la distancia y la altura el francés. Le metió la espada y le paseó un trofeo.


Rotunda fue la faena de El Juli con el segundo de su lote, al que le armó un lío con la muleta espectacular. Fue un trasteo de poder, muy a su estilo, con entrega y sin dejarse ganar la pelea, con muletazos profundos, en redondo y que fueron muestra de cómo someter a un toro. Un estoconazo mereció las dos orejas y palmas al toro en el arrastre. Faena completa en la que se vació el torero.


El quinto fue un toro bueno con el que anduvo bien capote en mano Castella. Le hizo un buen quite por chicuelinas y, ya cuando iba iniciando su faena de muleta con un péndulo, perdió las manos y enterró los pitones en la arena. Se fracturó una mano, por lo que tuvo que ser apuntillado. La empresa decidió regalarle el sobrero. El sobrero fue un toro deslucido, sin transmisión con el que lo intentó Castella. Le hizo un discreto quite Lorenzo y, muleta en mano, el francés comenzó con dos péndulos haciendo el esfuerzo, tratando de cuajar una faena que no redondeó. Falló a espadas, usó el descabello, escuchó un aviso y recibió palmas.


Álvaro Lorenzo le cortó la oreja al cierraplaza, haciendo el esfuerzo ante un toro que no se dejó más, siendo deslucido y manso. Se justificó y mostró por qué ya es matador de toros, con garra y raza, metiéndole la espada al final en buen sitio. Variado anduvo el toledano en la tarde de su alternativa y lo expresó todo ante el de Garcigrande, paseando finalmente el apéndice.


FICHA DEL FESTEJO


Coliseo de Nimes. Tercera de la Feria de Pentecostés. Corrida de toros.


Seis toros de Garcigrande, el quinto como sobrero.

El Juli, oreja y dos orejas.

Sebastián Castella, oreja y palmas.

Álvaro Lorenzo, ovación y oreja. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.