Imperioso Juli, que se lleva la tarde en Almería

|



El Juli, Antonio Ferrera y Andrés Roca Rey hacían, en la tarde de este viernes, el paseíllo en la tercera de la Feria de la Virgen del Mar de Almería. Se lidiaban toros de Zalduendo.


Ferrera recibió al primero de la tarde de forma muy personal. Surgió la verónica con cadencia, una verónica que le fue ganando terreno en cada lance hasta llegar a los medios, allí remató con una media de verdadero lujo. Antonio abrió el compás en el recibo y terminó con los pies juntos y saboreando cada movimiento con el percal. Con los palos Ferrera deleitó en un extraordinario tercio de poder a poder, por dentro, saliendo desde el estribo, aunque hay que decir que en uno de ellos el toro le pega un derrote directo al mentón haciendo señas de un posible daño en el oído izquierdo. La plaza está yo cuando vio Antonio Juan dignaste banderillas con los colores de España. Brindo al respetable lo que fue una faena de mucho sabor de dominio con torería pero a la que le faltó algo de continuidad por la falta de celo de su oponente. Bien es verdad, que el Zalduendo iba y venía, aunque de forma muy irregular y nunca embebido en la muleta por esa informalidad en su acometida. Faena con sabor añejo donde también hubo exigencias por parte del extremeño y adornos en los finales de su notable quehacer. Varios pinchazos le quitaron el trofeo. En uno de ellos, se cortó visiblemente en un dedo de la mano derecha. Ovación y pasó a la enfermería.


Bonito de estampa era el segundo de la tarde un Zalduendo con pinta más bien de Torrestrella. El burraco salió abanto sin querer obedecer a los engaños que aparecían por las bocanas de los burladeros. A este Julián lo lanceó con decoro pero sin poderlo amarrar en la tela rosa, puesto que la estado salía suelto con carencias hacia chiqueros y sin querer repetir. Julián tras una suerte de varas sin castigar a su oponente y configuró una faena donde manifestó su dominio para amarrar ha su astado y quitarle las querencias. El madrileño hizo que repitiera pero su oponente desarrazado y sin transmisión, aunque se movió algo tuvo escasas opciones. Juli con mando lo muleteó por ambos pitones imponiendo su ley y sacando más partido de lo que tenía el Zalduendo. Pinchazo, estocada e insuficiente petición. Ovación.

No pasó nada para el recuerdo en los primeros tercios ante el tercero de la tarde. El toro violento con temperamento y un poco de explosividad en su embestida, llegó al último tercio con genio y con muchas teclas en su interior. Un astado al que Roca Rey le arrancó una oreja. Se impuso el peruano a base de firmeza y capacidad en un trasteo de mucha técnica y de alta exposición. El toro a esas alturas de faena seguía acometiendo e intentando 'corneá' la barriga de la muleta aunque Roca Rey con mucha pulcritud nunca le dejó que topara el engaño rojo. Faena importante de Andrés que rubrico con un enorme espada oreja de ley.


El cuarto fue un toro de amplia badana, manos portas y culipollo. Un toro de comportamiento reservado en el recibo capotero del diestro extremeño. Un Astado de muchísimas complicaciones, arisco con mucho genio, sin clase y duro de verdad. Un toro de los que le saca el oxígeno a cualquiera al más pintado sin embargo Antonio Ferrera demostró esa madurez y maestría, que ha curtido con el paso de los años. Un maestro que torea para si mismo, que saca de su interior todo lo que lleva dentro, un torero de limó las asperezas, que consintió y que hizo que al final terminará claudicando. De los que uno no quiere encontrarse nunca y que "líbreme Dios por violencia" sin embargo, el toro no sabía a quién se enfrentaba. Toro de examen y torero poderoso donde los haya. Firmeza y sabor construyeron una faena de gran metraje y enorme diapasón, ante un toro que embistió como sus horrorosas hechuras. Media de rápido efecto y oreja de mucho tonelaje. Se le pidió con fuerza la segunda pero no se atendió. Orejón.


Salió Julián el quinto con toda la raza que tiene en su haber. Brindó al quinto de la tarde siendo consciente de la oreja de Ferrera y Roca, lógicamente él no iba a irse de vacío. Julián construyó poco a poco una labor hacia arriba. En clara ascensión tauromaca. Poder y más poder en una muleta portentosa y sabía. El juli torero con la barriga, con la ideas de Caín y con ls suavidad del terciopelo. Tremendo lo vivido con Julian que hasta se tiró de rodillas como si se tratase de un novillero que empieza. Salió comprometido del farol de rodillas. Sensacional faena de Julián que compaginó el buen gusto, la estética y toda la raza del mundo ante uno que arrollaba por dentro, que embestía con el pitón de fuera y con viaje deslucido. Julián con su extraordinario quehacer lo hizo el mejor de clase hasta ese momento. Sus derechazos y naturales tan ligados y exigentes que parecían una noria sin fin. Espadazo, aviso y dos orejas.



El sexto estuvo abanto en todos los tercios y persiguió en banderillas. Un toro mortecino, sin fuelle desde el inicio de faena y que estaba aburrido. Con estos mimbres, no pudo hacer el cesto el peruano. Andrés todo corazón lo intentó con ahínco por ambos lados y alguna ocasión hubo estética. Un oasis ante tanto desierto de raza. Porfía sin recompensa ante uno inservible donde los haya. Lo mejor vino en los primeros tercios con el capote. Roca recibió al cierraplaza con variedad capotera y mucha exposición, al igual que en el apretado quite -en chiqueros- con tafalleras, capote a la espalda y chicuelinas. Magistral clase de capote de Andres. Lo demás un querer y no poder. Ovación


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Almería. Tercera de la feria de la Virgen del Mar. Corrida de toros.

Seis toros de Zalduendo.

Antonio Ferrera, ovación y oreja.

El Juli, ovación y dos orejas.

Andrés Roca Rey, oreja y 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.