CabeceraLaDivisa

Un gran "alcurrucén" al que le corta una oreja Curro Díaz

|



Una corrida de Alcurrucén era la materia prima ganadera para la tarde de este lunes en la plaza de toros de Vista Alegre de Bilbao. En el cartel, Curro Díaz, Joselito Adame y Juan del Álamo haciendo el paseíllo.


“Avellanito”, castaño listón, era el primero de la tarde, primero del lote de Curro Díaz y con un peso de 534 kilos. Serio el animal, se mostró frío en el capote de Curro Díaz y con la cara altísima en un decidido quite por chicuelinas de Joselito Adame. Al cielo de Iván Fandiño fue el brindis del torero de Linares. Tuvo enganchones en su intentona por llevar a los medios al astado. Pasador sin más, con la cara alta, fue el astado de los hermanos Lozano. Era obediente y fijo en los trastos de Curro, pero la cara alta deslucía todo el viaje que le planteaba el matador. Porfió Curro pero sin lucimiento final. Silencio tras aviso tras alargarse el trance con la espada.


“Gaitero” llevaba por nombre el segundo, número 4, negro mulato chorreado, primero de lote del mexicano Joselito Adame. El aquicalidense lo recibió por verónicas a pies juntos que ya conectaron con el tendido. También en el quite intentó conectar Adame con el tendido con los delantales que le ejecutó, rematados con una extraordinaria media verónica por el pitón izquierdo. Antes, Óscar Bernal le dejó una gran vara, siendo ovacionado por el respetable. En toques y distancias, con la figura siempre erguida para intentar la pulcritud el hidrocálido, acertó en los primeros compases Joselito para conectar en una tanda a diestras arriba. También un punto baja cayó la espada del mexicano. Silencio.


Blandeó en los primeros tercios el tercero de Alcurrucén, un animal al que se le cuidó en el caballo y que pareció recuperarse tras el inicio de faena de Juan del Álamo. Por el lado diestro planteó el toreo el mirobrigense, viniéndose arriba un astado al que le debió imprimir inteligencia el matador. Le buscó las vueltas el joven por ambas manos a un toro con menos transmisión que sus hermanos, apretándole más por abajo. Pero en líneas generales sujetó con cabeza la falta de fuerzas del animal. Buena imagen del salmantino. Mató bien y hubo petición de oreja, no concedida por el palco, dando finalmente la vuelta al ruedo el torero.


“Cornetilla” llevaba por nombre el cuarto de la corrida, segundo del lote de Curro Díaz, al que el torero de Linares recibió a la verónica pero no terminó de definirse en los primeros tercios, haciendo honra al encaste Núñez. Ya en el inicio de faena sí que mostró otra condición el toro: muchísimo transmitía el animal, un astado importantísimo de Alcurrucén que, aunque tuvo la exigencia de la bravura, metía la cara abajo y transmitía una barbaridad. Los enganchones siguientes deslucieron la composición del astado, y ese fue el defecto que tuvo el torero de Linares en la segunda parte de la faena. Astado importante, haciendo el avión. No lo terminó de ver el jiennense. Resbaló con una banderilla en el primer encuentro con la espada y a la segunda enterró el acero delantero pero fulminante. Oreja.


Engatillado de cuerna fue el quinto, un astado que intentó cuidar de salida Joselito. Por chicuelinas fue el quite de Juan del Álamo, dándole suavidad en el trazo. Tras un brindis muy personal, por estatuarios comenzó su labor totalmente hierático el torero hidrocálido, calentando perfectamente los motores del tendido. Centró su atención. Por la diestra fue la siguiente serie de Adame, gustándose en la suavidad en la que le planteaba el viaje. Firme en proposición y totalmente erguido en el momento del embroque, le dio tiempos al de Alcurrucén para volver a dejarle otra buena serie por la diestra. Ya con el animal más aplomado, por detrás y por delante intentó conectar con recursos Adame, llegando arriba. Mató efectivo. Ovación.


“Carasucia”, sexto de Alcurrucén, era el cierraplaza, número 154, segundo del lote de Juan del Álamo. Soltando la cara con un feo tornillazo y defendiéndose fue el astado que le tocó en suerte. Porfió por ambas manos insistentemente pero no terminó de romper el trasteo.


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Bilbao. Tercera de las Corridas Generales. Un tercio de plaza.

Seis toros de Alcurrucén, pasador a diestras el desentendido primero; con duración y fijeza un segundo que no completó su viaje; de evidente falta de fuerzas la del tercero;

Curro Díaz, silencio tras aviso y oreja.

Joselito Adame, silencio y ovación.

Juan del Álamo, vuelta al ruedo y silencio. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.