CabeceraLaDivisa

Ventura y Moura abren la puerta grande en la de rejones en Antequera

|



Sergio Galán, Diego Ventura y João Moura hijo tomaban parte, en la segunda de la Feria Real de la localidad malagueña de Antequera, en la corrida de rejones de esta tarde. Se lidiaba para la ocasión un encierro con el hierro de Luis Albarrán.


Abanto y sin celo fue el primero, siempre buscando tablas ante el esfuerzo importante de Sergio Galán, que se impuso con un toreo clásico pero dominador. Con Amuleto salió a la plaza para encelarlo, pero fue con Ojeda y Bambino con los que supo imponer el ritmo que le faltó a su oponente. Con Óleo culminó el trasteo, pero un pinchazo inoportuno le privó del más que posible trofeo, quedando el premio en ovación.


Dos orejas cortó Diego Ventura al buen segundo, al que saludó con Guadalquivir para fijar al toro perfectamente en la cabalgadura. Con Nazarí se metió al toro debajo del estribo literalmente, galopando de costado con el toro muy cosido. Sensacional fue el pasaje, que continuó con Lío, que dejó quiebros de poder a poder con un toro venido a más al que dejó banderillas a una mano ya a lomos de Remate y un rejonazo fulminante para asegurarse las dos orejas y la puerta grande.


Moura se topó, en tercer lugar, con un toro que salió como un obús. El tercero empujó para adelante con ritmo en los jacos del portugués. Joao puso en liza su raza y buen concepto para realizar una notable labor. En banderillas acortó el cite y comprometió la salida del embroque. Se vino a menos el astado de Albarrán y aprovechó el luso para torear con adornos. Pinchazo y rejón que le valió una oreja.


El cuarto tuvo son y ritmo en los jacos de Sergio Galán. El madrileño estuvo a gran altura ante el colaborador oponente que cerraba su lote. Sin embargo, un accidentado rejón de muerte le privó de la Puerta Grande, a pesar de que se pidió la segunda de forma insistente. Comenzó Sergio de salida montando a Artista y dejando un sólo rejón. Exigió en el recibo a su antagonista para encelarlo a la grupa. Después en banderillas montó a Embroque, Titán y Apolo cuajando un gran tercio. Con el primero, se fue de frente con batidas al pitón contrario y buscando la reunión el los medios con un rejoneo clásico. Con el segundo, ofreció batidas y piruetas para adornar un buen pasaje y con el tercero, llegó la alta escuela. Precioso el Piafé, el paso español y el gran par a dos manos en distancias cortas. Finalizó con Óleo en un carrusel de rosas con adorno del teléfono y los mencionados pinchazos con el rejón de muerte. Oreja con fuerza para el buen rejoneo de Galán.


Diego Ventura sorteó un quinto que bajó la persiana en tercio final. A este, que se fue a menos mientras se lidiaba, Diego con fidelidad lo toreó con pureza, temple y dosis de alegría en su registro. Todo hizo que hubiera armonía y constancia rítmica en su faena. Todo iba a favor en los primeros tercios pero todo se esfumó al carecer de raza el astado y echarse antes de poner el carrusel de farpas. Inició el de la Puebla con un sólo rejón a lomos de Lambrusco. Un caballo de mucho poder y gran expresión. Sueño, siempre hizo soñar el toreo a caballo en banderillas metiéndose por dentro del tercio con valor y recetando lances imaginarios con la grupa. Después Fino, realizó batidas de frente, clásico y provocando a una mano en el cite. A esas alturas se masticaba otras dos orejas para Ventura. Prosiguió con Roneo para finalizar el tercio. Con este, se fue de frente, ofreció el pecho con un toreo de gran altura y vistosidad. Valiente Jaco con entregado Diego. Casi al final del pasaje el toro comenzó su cambio pegando arreones a favor de su querencia y emplazándose en los terrenos de chiqueros. Justo ahi, se paró y ya no quiso embestir más hasta que claudicó afligido en el albero. Ventura cerró con Bombón de buen rejón y ovación con saludos para Diego. Se le pidió la oreja pero nos quedamos con la miel en los labios.


Joao Moura cortó un apéndice del manejable sexto. El portugués tuvo una actuación similar al anterior. Moura puso en Antequera un buen rejoneo y sobre todo personalidad en su quehacer. Joao tiró de raza, entrega y pulcras formas para instrumentar una faena al alza. Destacaron los pasajes en los que toreó sin dejar castigos. En rejonazo fue de rápido efecto y cortó una merecida oreja que le valió para salir en hombros por la Puerta Grande.


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Antequera, Málaga. Segunda de la Feria Real. Corrida de rejones. Casi lleno.

Seis toros de Luis Albarrán.

Sergio Galán, ovación y oreja.

Diego Ventura, dos orejas y ovación.

João Moura hijo, oreja y oreja.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.