CabeceraLaDivisa

Castella, dos orejas; una Talavante entre el valor de Roca Rey en Málaga

|



PABLO LÓPEZ RIOBOO

Regresaba en la tarde de este lunes de Feria Andrés Roca Rey a La Malagueta, el mismo escenario que el año pasado lo llevó al hule. Lo hacía con Sebastián Castella y Alejandro Talavante como compañeros de cartel frente al encierro de Victoriano del Río. A las siete en punto sonaba el “Pan y Toros” del paseíllo.


Tuvo templanza el de Victoriano de salida, lo que aprovechó Castella para dejar un templado saludo a la verónica. Talavante entró al quite por chicuelinas, la media fue eterna. Replicó Castella con un ajustado quite capote a la espalda ante un toro que embestía templado pero acusando querencia a tablas. Se la jugó Chacón con dos pares de merito. Estoico fue el inicio de faena de un Castella vertical, intercaló cambiados por la espalda con dos naturales y un de pecho al ralentí. Prosiguió por el izquierdo para dejar tres series de toreo al ralentí, el de Victoriano se abría de mansito, pero sin embargo colocaba la cara, humillaba e iba hasta el final. Acertó el torero francés en tiempos y alturas. Por el derecho no bajó el diapasón de la faena, cierto es que el toro tenía menores finales, pero Castella dejó volar su muleta para dejar derechazos de muy buen trazo. Cerró la faena con doblones por bajo, pero la estocada quedó traserita y algo caída. Se le pidió la oreja, finalmente concedida.


Suaves, pausadas, casi al ralentí fueron las verónicas de Talavante al segundo, se durmió el extremeño en cinco lances que tuvieron la premisa de la calidad y el regusto. Medido fue el quite capote a la espalda de Roca Rey en el centro del anillo, ante un toro que apretó siempre a tablas. Comenzó sin probaturas Talavante por el lado derecho ante un toro que se vino siembre de lejos. A base de temple fue amoldando esa temperamental y geniuda embestida. Le corrigió el defecto de soltar la cara a base de temple y bragueta, pero el momento que cambió el sino de la faena fue un muletazo al natural, el toro se vino recto, Talavante aguantó estoico, ahí el toro se sintió podido y bajó la persiana. Porfió Talavante a derechas en muletazos templados, siempre en el sitio, en una labor para aficionados. Como en tardes anteriores volvió a tener su 'Talón de Aquiles' con la espada. Tras sonar un aviso fue silenciado.

El tercero de la tarde fue el toro prototipo de la casa, bajo, chato, recto de viga y burraco de pelo, el cual demostró tanta clase y temple como falta de fuerzas. Suaves y a media alturita lo lanceó Roca Rey, aún tanto fue devuelto. En su lugar esperaba en chiqueros un sobrero de 600 kilos de Benjumea.


Ya lo marcó la tablilla y lo confirmó nada mas salir. Muy basto de heechuras, fue en los trastos lo que cantaba su fenotipo. No se empleó ni en el capote ni en el caballo, para llegar a la muleta engallado y sin definir. Apostó Roca Rey en un inicio de faena en el que quiso marcar los pasos. Siempre la muleta por delante y las zapatillas asentadas en la arena, tiró del bruto animal en derechazo poderosos. Se impuso a base de verdad y temple a un animal que pesó mucho en los trastos. Lo mejor vino en dos series al natural en el centro del platillo, le corrió la mano en pasajes muy templados, llevando siempre cosido a la pañosa al animal. Crujió la malagueta, se entregó el torero ante un animal que nunca quiso romper hacia adelante. Labor seria y de peso del torero peruano. Un pinchazo previo a la estocada dejó todo en una ovación desde el tercio.


Lleva un tiempo Castella dotando su toreo de una estética y una suavidad diferente. Al cuarto le 'sopló' un recibo de capa con la premisa de la suavidad ante un toro que quiso siempre irse detrás de los vuelos. Hubo tres verónicas y una media de cierre de máxima despaciosidad. Sacó carbón el animal ya en el tercio de banderillas, muy torero anduvo Viotti, el cual se desmonteró tras dos pares de importancia. No era esta una tarde más para el torero galo, y se volvió a ver en una faena de altos vuelos ante el encastado cuarto. Llevó siempre largo al animal en series de toreo ligado, siempre exigiéndole por abajo a un animal que fue agradecido. Muletazos poderosos, siempre por debajo de la pala del pitón, una faena de auténtica figura del toreo. Por el izquierdo el animal tuvo 'guasita', siempre picando por dentro y soltando la cara, le aguantó Castella en dos series de un valor seco. Volvió a la derecha donde nuevamente cuajo al de Victoriano en pasajes destacables. Por ese pitón el toro hacia el avión, pero ese puntito de manso hizo que se quisiera rajar al final del trasteo. Tras pasaportar al animal se le pidieron las dos orejas, otorgándole tan solo una la presidencia.

Se topó Talavante con un quinto toro de agrio y deslucido comportamiento en los primeros tercios, tanto es así que lo mejor vino de la mano de Juan José Trujillo en dos pares que le valieron el reconocimiento de la plaza. Saludó por dos pares marca de la casa ante un toro que siempre apretó hacia los adentros. Fantasía, temple, cadencia... todo se 


compaginó para ver una obra de toreo genial de Talavante. Su faena al quinto fue de guante de seda. Metió en el canasto al geniudo quinto a base de temple y sutilidad en un trasteo a diestras colosal. Derechazos al ralentí, de mentón en el pecho y muñecas rotas. Se encajo Talavante en una faena para soñadores, esas en la que se acaricia la embestida. La faena mantuvo el nivel con la zurda, los naturales fueron eternos, siempre enroscadoselos en la cintura. Talavante se rompió en un trasteo de cante grande y de toreo profundo. La espada le privo del doble trofeo, una estocada trasera dejó todo en un apéndice.


Caía la noche en la malegueta, salió el sexto, un animal que ya marcó su justeza de raza desde los primeros capotazos. Intercaló verónicas con chicuelinas, en un saludo capotero que caló en el respetable. Iba y venía el animal sin demasiada entrega, apretando en banderillas y llegando a la muleta con claros visos de querer rajarse. Le corrió la mano con templanza Roca Rey en una segunda serie de templanza y dominio, pero el toro se rajó de forma descarada y ahí acabó la historia. Pases sueltos con el toro rajado, propiciaron que la faena careciera de estructura. Se atacó en la suerte suprema y fue silenciado tras escuchar un aviso.


FICHA DEL FESTEJO


Plaza de toros de La Malagueta. Tercera de feria. Corrida de toros. Más de tres cuartos de entrada.


Toros de Victoriano del Río. Mansitos en líneas generales y de juego desigual. Corrida con matices, exigente y de interesante juego en la muleta.


Sebastian Castella (Azul eléctrico y oro): Oreja en ambos


Alejandro Talavante (Rioja y oro): Silencio tras aviso y oreja


Roca Rey (Verde hoja y oro): Saludos y silencio tras aviso

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.