CabeceraLaDivisa

López Simón vuelve a caer de pie en El Puerto

|


EMILIO TRIGO / FOTOS: EVA MORALES


Finito de Córdoba, Alberto López Simón y José Garrido hacían el paseíllo en la tarde de este sábado en la tercera corrida de toros de la temporada en la Plaza Real de la ciudad gaditana de El Puerto de Santa María. Se lidiaban toros de La Palmosilla para la ocasión.


El primero lució las fuerzas justas y tras el saludo de Finito se puso brusco en la lidia. Juan regaló un par de verónicas interminables y una suerte de varas muy a favor. La lidia del maestro Juan Montiel fue para enmarcarla por suavidad y temple. Las banderillas de Javier Perea y José Luis Neiro, también resultaron muy brillantes. A esas alturas, el toro se había venido arriba y sacó un buen trote. Brindó a la Señora del ganadero Ricardo Gallardo. Finito se mostró muy a gusto ante un toro manejable que duró casi hasta el final. Faena exigente del cordobés que imprimió su particular sello a un quehacer notable. Hubo más continuidad y ligazón en la primera mitad de labor, por donde brilló a derechas. Al natural, le dio más tiempo entre naturales y le puso más alma todavía. La presumible oreja la perdió por pinchar. Palmas al toro y al torero.


Alberto se expresó con el capote al parar al segundo de la jornada. Toro bien echo y algo abanto de salida. Hubo compás en el recibo capotero y también en el galleo por chicuelinas para meterlo debajo del peto. Una vara y a otra cosa. Brindó Simón al respetable. Alberto cuajó una buena faena por ambos pitones ante un astado que le dejó componer con plasticidad. Hubo estética, ligazón y profundidad en el trasteo del madrileño ante un buen toro que sacó nobleza y fondo. Estocada y oreja al buen torero de López Simón.


Garrido lanceó al tercero con sumo gusto. El extremeño manifestó que el toreo lo lleva con las yemas de los dedos y en las palmas de las manos. Gran pasaje de Jose con el recibimiento al primero de su lote. El tercero, amagó con rajarse en alguna ocasión durante la lidia y eso fue lo que apuntó en los compases iniciales. No quiso pelea y además estuvo remiso a embestir en la pañosa. Astado tardo, sin querer tirar para adelante al que José Garrido planteó una faena a base de firmeza y de insistir en todo momento. Garrido no se aburrió ante uno noble pero negado dar continuidad, ni a regalar dos embestidas iguales. Nunca tuvo mala intención pero siempre negó su viaje. El extremeño dejó perlas de su contrastada calidad muleteril. Todo lo hizo bien incluida la suerte suprema. Vuelta tras petición.


El cuarto no permitió que Finito de estirara con el capote. Un astado incomodo que miró siempre antes de embestir y que porfió en todo momento. A este le dieron leña en el caballo y le apagaron todos los humos. Incluso después de cambiar el tercio recibió otra vara. Astado que llegó al último tercio mermado y al que Juan Serrano no quiso ni verlo. Enfado del público y pitos para Finito.


Nuevamente López Simón se expresó con brillantez a la verónica. Buen manejo capotero ante el cuarto. El segundo del lote de Alberto se vino a menos nada más iniciar el trasteo. Un toro que tuvo obediencia y fijeza en el trato rojo. El de Barajas lo llevó empapado y lo muleteó con mucha solvencia y capacidad en una faena de planta vertical y talones enterados en el albero. Esfuerzo y buen hacer de López Simón ante uno manejable pero de poca transmisión y al que el madrileño le pusó todo lo que le faltó a su antagonista. Pinchazo, estocada y oreja que le abre la Puerta Grande.


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de El Puerto de Santa María, Cádiz. Corrida de toros de temporada.

Seis toros de La Palmosilla.

Finito de Córdoba, palmas y pitos.

Alberto López Simón, oreja y oreja.

José Garrido, vuelta y 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.