Serna y Silvera inauguran a lo grande Colombinas en Huelva

|



Rafael Serna, Emilio Silvera y Rodrigo Molina trenzaban el paseíllo esta tarde en la primera de la feria de Colombinas de Huelva. Se lidiaba un encierro de Villamarta para la ocasión.


1º Recibió Serna al abreplaza con buen sentido capotero. Hubo compostura del sevillano ante un novillo que tiró la cara arriba por el derecho y por el izquierdo se iba a media altura. Astado abanto de salida. Cuidó el hispalense a su antagonista en el caballo y le sopló un quite por chicurlinas de aires sevillanos. Templado Serna en un pasaje vistoso respondiendo en ultrero con escasez de fuerzas. Brindó a la parroquia en los medios. Intentó componer Rafael Serna desde los tanteos iniciales pero el animal embestía de forma deslucida y soltando la cara en exceso. Para colmo la falta de fuerzas era manifiesta por ambos pitones puesto que se derrumbaba en cualquier ocasión. Serna le cambió terrenos, abrió distancias siempre se la presentó con delicada suavidad para no dar un tirón a su endeble novillo. Rafael ofreció un planteamiento sin fisuras, asentado y con dosis de su calidad pero sin poder dar continuidad a su quehacer por la falta de colaboración del primero. Estocada delantera y otra en buen sitio. Silencio.


2º El que abría el lote de Silvera le embistió cuatro veces en el capote con claridad lo que aprovechó Emilio para darle fiesta capotera. Hubo cadencia a la verónica en esos lances pero también demostró el astado que estaba muy justito de poder. El de Villamarta tomó una vara donde se dejó pegar. Silvera también brindó al respetable en los medios. El segundo de la tarde tuvo muchas dosis de toreabilidad lo que aprovechó el onubense para componer una faena de estilo clásico. El hijo del maestro, compuso una labor por ambos pitones donde se expresó con estética y templanza. Hubo ligazón en su muleta a diestras rematando las series con unos de pecho de gran recorrido. A zurdas, algo de desajustes entre naturales, pero con el trazo largo. Estocada delanterita y oreja al buen gusto del onubense ante uno que se dejó. Oreja.


3º Hubo decoro de Molina al recoger al tercero, un novillo justo de fuerzas y poder. Así lo hizo ver el de Villamarta durante la lidia y por ende, se cuidó en varas. Rodrigo al igual que sus compañeros brindó a los presentes el utrero de su presentación en La Merced. Tras los primeros tanteos el novillo despertó sacando fondo y repitiendo una y otra vez. Resultó incluso hasta algo pegajoso por reponer tan pronto, pero eso hizo que el trasteo tuviera son y sobre todo ritmo. Molina muleteó con solvencia a su astado, principalmente por el derecho, por donde hubo compás y también desaciertos, pero todo dentro de La bisoñés del joven chaval. Rodrigo estuvo siempre dispuesto y corriendo la mano con sentido por ese pitón. El natural surgió con más efectividad que lucimiento pero siempre con prestancia. En resumen faena con pasajes lúcidos pero sin romper del todo ante uno manejable no justo de fuerzas. Ovación.


4º Corretón el cuarto de salida y sin fijeza a los estímulos. Astado de mayor cuajó que los anteriores que metió la cara en el capote de Rafa sin decir nada. Pasó sin transmisión poniendo el sevillano en cada lance lo que le faltó a su oponente. Serna tras una vara a favor del novillo le endosó un quite por chicuelinas muy ajustado donde apostó por la estrechez en el lance y donde comprobó la frialdad del respetable. Se le midió al sevillano en demasía en un quite que debió tener mayor respuesta por el público. Hasta en el brindis a Andrés Romero se sintió la responsabilidad de las miradas. A pesar, de ese contratiempo el sevillano toreo a placer al segundo de su lote. Un atado al que había que hacerle las cosas muy bien puesto que era de esos que descubren. El sevillano, sacó su raza y calidad para cuajar una faena de gran nivel ante un astado que se dejó con clase. Serna exigió a su oponente con ligazón y mando, además de una figura esbelta y vertical. El trasteo a diestras resultó limpio, compuesto y con connotaciones de mucho poso. El natural también fue de mucho nivel. Por ahí, su muleta viajó con temple y hondura dando profundidad al natural cadencioso. Serna, además, le plantó variedad y recursos con dosis de prestancia sevillana. Refrendó su gran labor con un espadazo arriba ante bravo al que pudo desde el principio. Dos rotundas orejas.


5º El quinto no quiso ver el capote de Emilio Silvera. El onubense le puso tesón para lucirse pero el astado no le dejó estirase en ningún momento. Novillo que descompuesto que desordenó la lidia y que propinó una tremenda paliza al banderillero Juan Luis Serrano. El novillero local se puso de verdad ante uno al que había que llegarle sin dudas. El quinto, estaba remiso a desplazarse y cuando iba lo hacía con reticencias. Le sacó Emilio muletazos de calidad y suavidad por el derecho, donde se palparon la sinceridad en el embroque y la apuesta consciente de que podía llegar la voltereta en cualquier momento. Cambió de terrenos y de mano para interpretar el natural seguido de mano baja y recorrido corto pero muy apretado en el trazo. Emilio nunca tiró las cartas y si de raza y valor sin aspavientos. Muy bien Silvera ante uno con teclas. Oreja de peso y Puerta Grande al igual que Serna...de momento.


6º El último se comportó de forma violenta en todos los tercios. Un toro por hechuras y cuajo que planteó muchas dificultades a Rodrigo Molina. Astado con brusquedad y mala clase en el viaje que soltó la cara en cada encuentro con la muleta. No quería tirar para adelante pero se encontró con la capacidad de Molina que pudo con él y además le pulió asperezas. Firmeza sin recompensa artísticas ni calado en el tendido. Pocos se enteraron de la solvencia del trasteo del sevillano pero su quehacer fue pulcro y muy para profesionales. Todo ante un utrero que no regaló ni una embestida igual y si muy descompuestas. Un regalo. Bruto el cierraplaza hasta en la suerte suprema. Silencio.


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de La Merced, Huelva. Primera de la feria de Colombinas. Novillada con picadores. Casi tres cuartos de entrada.

Novillos de Villamarta.

Rafael Serna, silencio y dos orejas.

Emilio Silvera, oreja y oreja.

Rodrigo Molina, ovación y silencio. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.