Cayetano, único trofeo de la de Montalvo en Burgos

|



TEXTO Y FOTOS: EMILIO MÉNDEZ



Llegaban las primeras figuras de a pie este miércoles a la Feria de Burgos y, frente a un encierro de Montalvo, Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante y Cayetano hacían el paseíllo.


El primero de Montalvo fue un toro con cosas buenas de inicio, recibiendo Perera al animal con verónicas. Cumplió el astado en el peto y en el quite por chicuelinas del extremeño. Después de brindar al respetable dejó una faena muy en su personalidad: muletazos profundos y muy largos, pero no terminó de romper el trasteo por la falta de transmisión del astado. Buenos muletazos sobre todo por la derecha consiguió Perera. Falló en el primer intento con la espada, acertando a la segunda y escuchando palmas.


El segundo de la tarde, al que saludó Talavante con buenas verónicas y rematando con una media, cumplió con poca fuerza en el caballo. Cuando se lo llevaron a uno de los burladeros, se dio una vuelta de campana y se lastimó, por lo que la faena de muleta sólo fue de detalles. El toro fue de más a menos, fallando en tres ocasiones con la espada el extremeño. Silencio.


El tercero de la tarde fue un toro con calidad, al que Cayetano saludó desmayando las muñecas a la verónica, dejando una buena media, de sentimiento. Brindó al respetable después de que el toro empujase con fuerza en el caballo de Luciano Briceño. Emoción tuvo el inicio de faena, de rodillas al hilo de tablas. Fue a más su labor, con derechazos muy buenos, ligando y conectando con la plaza. Los de pecho, en redondo, terminando siempre con elegancia, tuvieron calado. Mató de una buena estocada, tarda


El cuarto fue un toro con clase y calidad, al que Perera le dio algunos lances de capote buenos. Brindó al público para iniciar su faena con péndulos en los medios. Fue un trasteo muy a su estilo, con muletazos largos ante un animal al que le faltó un punto de transmisión. Inteligentemente le cuajó muletazos de mucha largueza por ambos lados. Desafortunadamente falló a espadas y quedó en silencio su labor. Antes, el toro se propinó una fuerte voltereta que mermó su lidia.

El quinto fue un toro noblón, sin transmisión, al que Talavante lanceó a la verónica de inicio. Después, muleta en mano, inició emocionando en tablas de rodillas, pero el toro no le dio la emoción que quería. Talavante lo intentó, tratando de hacer la faena que no llegó a romper. Al final falló con la espada y todo quedó en silencio.

El sexto fue un toro bueno, con cierta calidad, al que Cayetano recibió a la verónica muy templado. Brindó a Fandi, Padilla y Ferrera en un detalle muy torero. El toro, antes del brindis, sufrió otro percance lastimándose al encajar los pitones en la arena. Cayetano hizo el esfuerzo con la media embestida de animal. Al final, aunque pegó muletazos buenos, falló a espadas, teniendo que recurrir al descabello para ser silenciado.


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Burgos. Cuarta de la Feria de San Pedro. Corrida de toros. Casi lleno.

Seis toros de Montalvo.

Miguel Ángel Perera, palmas y silencio.

Alejandro Talavante, silencio y silencio.

Cayetano, oreja y silencio. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.