El triunfo de Padilla y el toreo roto de Ferrera en Burgos

|



TEXTO Y FOTOS: EMILIO MÉNDEZ


Proseguía este martes la Feria taurina de Burgos con una corrida de toros de Sánchez-Arjona como materia prima ganadera. En el cartel, tres toreros banderilleros: Juan José Padilla, Antonio Ferrera y Paquirri, despidiéndose este último de la afición burgalesa.


Abrió el festejo un toro de Sánchez Arjona al que recibió Padilla con tres largas cambiadas al hilo de tablas, siguiendo con tres verónicas de sumo gusto y el remate por la media emocionando al tendido. El jerezano invitó a Paquirri y Fererra a parear en un emotivo momento. Después de irse a los medios y brindar al respetable, comenzó al hilo de las tablas de rodillas. La primera tanda el toro se dejó, pero se vino a menos de inmediato, sin fuerza y rajado. Poco pudo hacerle Padilla,a matando de buena estocada y recibiendo palmas.


El segundo de la tarde fue un toro noblón al que recibió Paquirri a la verónica, rematando con torería de media. Vino el brindis a una amistad. Muleta en mano, fue una faena a un toro noble pero falto de transmisión. Dejó detalles aislados, con conexión con el respetable por ambas manos. En tablas se desarrolló el trasteo, metiendo un espadazo trasero y caído y el público emotivo pidió la oreja que le fue concedida.


El tercero de la tarde fue un toro colorado, bien hecho, que dio buen juego de salida con el que lució de capa Antonio Ferrera, cuajando verónicas de mucha torería. En la muleta, y tras las banderillas, tuvo detalles de torería y profundidad. Mucho sentimiento en los cambios de mano. Llegaron trincherazos con mucho sabor, toreo en redondo a diestras y muchos matices. Desafortunadamente falló con el acero. Incluso en el segundo encuentro al tirarse a matar se cortó en un dedo, pero con vergüenza torera regresó y le dio muerte a su toro para irse ovacionado.


El cuarto de la tarde fue un toro con bravura y cierta calidad que se dejó. Lo recibió a la verónica Padilla. Empujó fuerte en el caballo, derribando aparatosamente al piquero. Muleta en mano, dejó entrega y disposición Padilla, dejando remates de pecho de mucho calado y el toreo en redondo que conectó con el respetable. Se emocionó con la entrega del pirata jerezana. Metió la espada y, aunque tardó en caer el animal, se le otorgaron las dos orejas.


El quinto fue un toro al que saludó con verónicas de inicio. Puso banderillas y, muleta en mano, el toro se lastimó una mano. Pocas opciones tuvo Paquirri con un toro a menos. Le costó trabajo matar al animal, teniendo que recurrir al descabello para que todo terminase en silencio.


El sexto de la tarde fue devuelto ya que se lastimó una de las patas traseras. El primer sobrero llevaba el hierro de Los Bayones, al que Ferrera le cortó una oreja. Fue un toro con cosas buenas, al que recibió con algunos detalles de capote. En faena, llegó el oficio y el entendimiento. Toro no fácil, de menos a más, con detalles y del gran momento de Ferrera. Metió la espada en buen sitio, suficiente para cortar una oreja.


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Burgos. Tercera de la feria de San Pedro. Corrida de toros. Tres cuartos de entrada.

Seis toros de Sánchez-Arjona.

Juan José Padilla, ovación y dos orejas.

Paquirri, oreja y silencio.

Antonio Ferrera, ovación y oreja. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.