De Miranda pasea el premio y Morilla prueba el hule en El Puerto

|



PABLO LÓPEZ-RIOBOO

Una corrida toros de José Luis Pereda y novillos de Fuente Ymbro para Alejando Morilla, David de Miranda y el novillero Ángel Téllez era la que presentaba el coso real de El Puerto de Santa María este sábado. Se guardó un minuto de silencio por Celso Ortega.

Volvía Alejandro Morilla a la plaza de toros de El Puerto tras años sin hacerlo, y como toro de su vuelta se las vio ante un agrio animal de Pereda. Arreó de salida para irse desentendido del capote, arremetió con fuerza al caballo y tuvo movilidad en banderillas. En la faena de muleta porfió Morilla en una faena de merito ante un animal con carácter, el de Pereda nunca fue entregado, siempre a media altura y soltando la cara. Pese a sus escasos paseíllos no le volvió la cara en una faena de más uy que olé. Tras pasaportar al animal saludo desde el tercio.


Se esperaba con espectación al onubense David de Miranda en el Puerto y no defraudó. Ante un toro de tanta clase como poca fuerza mimó las embestidas del castaño de Pereda para dejar una faena de firmeza, temple y gran valor. Si ya dejó su carta de presentación con la muleta donde desplegó todo su toreo en muletazos a camara lenta. Con el toro a menos se metió entre los pitones en un final de faena que junto a la estocada final le valió cortar la oreja de ley.


Sueltecito y sin celo salio de chiqueros el tercero de la tarde, un utrero de Fuente Ymbro que acabaría aculado en tablas en las postrimerías de la faena. El joven novillero puso todo de su parte para agradar, pero las condiciones del huidizo tercero no lo pusieron facil. Cierto es que pegó muletazos sueltos templados, que quiso pasárselo por la faja, pero no acertó en los terrenos ante un animal con la querencia muy marcada. Tras pasaportar al animal fue ovacionado desde el tercio tras sonar un aviso.


El cuarto de la tarde resultó ser otro buen ejemplar de la divisa de Pereda, pronto, franco y humillador al que Morilla entendió por momentos. Un toro que lo.quería todo por abajo y al que el torero gaditano entendió mejor de mitad de faena hacia adelante. Tuvo emotividad el inicio de faena, luego hubo varias series donde hubo más intención que lucimiento. No se dejo nada en el hotel y fruto de ello fue la voltereta -sin consecuencias inicial- y la posterior cornaada. Pasaportó al animal y tuvo que pasar a la enfermería. Su cuadrilla dio laa vuelta al ruedo tras petición. Una faena que no llegó a ser brillante pero si de una gran verdad.


Pechó Miranda en quinto lugar con un animal con nobleza pero que nunca humilló. El onubense tiró de mando y valor para sobreponerse a la sosería del animal. Dejó algún muletazo suelto de merito, pero el animal no tuvo continuidad en sus embestidas. Tras escuchar un aviso fue ovacionado.

Cerró el festejo un utrero de Fuente Ymbro tardo en sus embestidas pero con buen fondo. Había que llevarlo empapado en la muleta y tirar de el. Un animal con teclas pero con la raza y la fuerza medida. Tuvo buen metraje la faena, con sus dientes de sierra pero bien estructurada. Tras una media estocada en buen sitio se le pidió la oreja, dando finalmente una vuelta al ruedo.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de El Puerto. Un cuarto de entrada en corrida mixta.

Toros de José Luis Pereda y novillos de Fuente Ymbro

Alejando Morilla, ovación y herido.

David de Miranda, oreja y ovación.

El novillero Ángel Téllez, ovación y vuelta. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.