Triunfo de la terna en la vuelta de los toros a Cáceres

|



SANTIAGO ROMÁN

Después de un año sin toros, volvían los festejos taurinos al coso de la era de los Mártires. Una sonorísima ovación debió saludar la terna compuesta por Ferrera, Juli y Roca Rey tras el paseíllo y con gritos de libertad en el tendido, que estaba casi lleno.

El primer toro, de Ferrera, fue basto y mal presentado. El torero extremeño lo sacó del caballo con su particular estilo. Hubo un par arriesgando por los adentros. Toro de más a menos, con más genio que clase y sin excesiva fuerza iba a los toques de muleta. Faena basada en la diestra, que remató de dos pinchazos y una entera. Ovación.

El Juli se enfrentó al primero de su lote, más en la línea Lisardo, un animal con la cuerna bizca. Metió bien la cara en el capote, dando muestra de la buena calidad humilladora, pero dobló las manos en el quite por chicuelinas y a la salida del caballo. Brindó al público Juli y debió sostener la falta de fuerzas del animal. El madrileño a base de consentirle y dar tiempos le sonsacó todo lo que tenía, rematando por circulares y estocada para pasear oreja.

El anovillado tercero flaqueó tras el saludo capotero de Roca Rey, manteniéndolo en el ruedo el presidente ante la firme protesta del respetable. Estoica fue la faena del peruano ante un animal deslucido, sacándole muletazos por activa y pasiva con un público que agradecía el esfuerzo. Por ajustadas bernadinas finiquitó, matando de estocada y descabello. Ovacionado.

Hasta la salida del cuarto, no se había visto lo mejor de la tarde con el capote, pero llegó a cargo de Ferrera recibiendo con poderío y manos bajas. Desparpajo en banderillas, le dio aire en el inicio de muleta, acoplándose con naturales largos de sabor y aroma. A medida que avanzaba la faena el diestro se encontraba más a gusto. Espadazo caído. Toro aplaudido en el arrastre y Ferrera obtuvo dos orejas.

A la salida del quinto, Juli quiso lucirse ne le saludo capotero sin lograrlo. El toro se desplomó y se descordó. El sobrero respondió bien por ambos pitones, y su experiencia conjugó una gran baza para construir la faena. La brusca embestida del toro la domeñó, consiguiendo tandas consistentes por ambas manos, en redondos por el epílogo. Estoconazo, dos orejas y aplausos en el arrastre.

Dos derrotes contra las tablas se dio el que hizo sexto. A la hora de llevarlo al caballo, sacó clase en cuanto a humillación. Quitó por chicuelinas tras quedarse crudo Roca Rey. El inicio, tras brindis al público, fue con pases por alto. Tras la segunda tanda, se vio que era el toro de la corrida: presto en los cites, arrastrando el hocico por el albero, con recorrido. Toro de cante grande. Algo caída y atravesada la estocada, paseó dos orejas y ovacionado el toro en el arrastre.


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de la Era de los Mártires, Cáceres. Primera de la feria. Corrida de toros. Casi lleno.

Seis toros de El Pilar.

Antonio Ferrera, ovación y dos orejas.

El Juli, oreja y dos orejas.

Roca Rey, ovación y dos orejas. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.