Orejas de peso para El Cid y Adame en Sevilla

|



EMILIO TRIGO / FOTOS: ARJONA-PAGÉS


Una corrida de toros puente era la que tenía lugar esta tarde en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla entre el Domingo de Resurrección y el ciclo continuado de festejos en la Feria de Abril. Una corrida de toros de Fuente Ymbro era la reseñada para Diego Urdiales, El Cid y Joselito Adame.


Saludo largo de Urdiales al primero de la tarde. El abreplaza se desplazó en el capote del riojano con un viaje corto, echando las manos por delante. Un saludo a más, ganado terreno y siento cada verónica. Mientras el Fuente Ymbro mostró nobleza y las fuerzas muy justas. De hecho rodó varias veces por los suelos, incluso después de simular la suerte de varas. Diego con paso firme brindó al respetable en los medios. Fue allí en esa jurisdicción donde llegaron los mejores muletazos del de Arnedo. Urdiales soltó la magia de sus muñecas en una tanda de mucho sentimiento y verdad. Sólo eso y punto. Lo demás un constante empezar para ahormar una embestida desclasada. Atascado con la espada. Silencio.


Largo, fino de cabos, 'colocao' de pitones el segundo. Un prototipo de la casa ganadera el que abrió el lote del Cid al que recogió por verónicas suaves. Este tenía más clase que el abreplaza y buen son en su acometida. Tras un justo tercio de varas, José Luis López 'Lipi' plasmó dos importantes pares de banderillas que le obligaron a saludar. 'Lipi' cuajó un buen tercio al igual que Curro Robles destacó en la lidia. El saltereño también brindó en los medios esperanzado de construir faena. Lástima que esa esperanza duró tan sólo una con la mano izquierda. Manuel, hizo gala de su magistral toreo con la zurda, cuajando una templada tanda al natural donde se expresó como habitualmente. En la siguiente el toro se afligió y todo cambió. El Cid tiró de oficio y voluntad para intentar agradar ante uno que apretaba para adentro en cada embroque y al que faltó entrega. El sevillano a base de intentarlo se llevó un buen susto al irse el toro directo hacia él. Por encima Manuel Jesús del irregular segundo. Silencio.


Joselito Adame salió reposado desde que se abrió de capote. El hidrocálido hizo todo a favor de su oponente. Nunca lo atosigó ni tampoco lo dio por perdido desde el principio. Adame estuvo inteligente y con gusto en todo su quehacer tanto con el percal como con la muleta. El tercero bis, también muy justo de fuerzas sacó el fondo justo para aguantar el trasteo de José. Las tandas se cimentaron en dos y el de pecho. Lo justo, lo preciso y lo que necesitaba el astado. Muy bien el mexicano que lució un buen torero y sobre todo lucidez para su impoluto planteamiento. Espadazo "que bien vale el premio" concedido. Importante oreja para el azteca. Es justo resaltar el buen tercio de banderillas de 'Jarocho' y Fernando Sánchez. Ambos saludaron montera en mano.


A pesar del despertar anímico con la oreja de Adame, cuando salió el cuarto, se palpaba en el ambiente que pesaba el aburrimiento en los presentes. Cayó a plomo la tarde en un estado tedioso mientras transcurría la lidia del segundo de Urdiales. No pasará a la historia el educador del festejo precisamente por la falta de contenido relevante. Un toro de escasa transmisión y un torero que lo intentó a base de oficio. Solvente con la espada tras pinchazo. Silencio.

No pasó nada con el quinto hasta llegar al último tercio. El Cid brindó a Moeckel una faena de pasar paquete a la postre. El sevillano se impuso en un constante toda y daca entre el temperamental Fuente Ymbro y el diestro saltereño. Manuel Jesús se la jugó en muchos embroques pero salió vencedor del encuentro y además imperó su criterio de trazo largo y ligazón. Fue una obra con aperturas y algo de desorden, pero siempre en el filo de la navaja. El Cid toreó por ambos pitones con verdad, sin técnica y con mucho corazón. Manuel plantó su sincera muleta en la cara de su oponente para tirar de él con largura. Lo embarcó 'alante', tragó saliva en el cite, dibujó un viaje largo y soltó detrás pata entrega de su pasional Maestranza. Estocada sin puntilla y oreja de mucho peso.


En el cierraplaza Fernando Sánchez volvió a formar un lío con los palos que le obligó a saludar. Con el ambiente calentito comenzó Adame su labor. Un trasteo inicial muy bello con doblones dentro del tercio. Joselito se hizo con su antagonista desde primeras pero su astado duró poco. Se rajó el sexto pero el hidrocálido dejó la impronta de una importante dimensión. Se sintió en algunos contados donde la estética y gusto se paladearon en los tendidos. Pinchazo, casi entera caída y varios descabellos estropearon su labor al último. Silencio.


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Segunda de abono. Corrida de toros. Más de media plaza.

Seis toros de Fuente Ymbro.

Diego Urdiales, silencio y silencio.

Manuel Jesús "El Cid”, silencio y

Joselito Adame, oreja y


GALERÍA DE FOTOS


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.