Manuel Salmerón: “Balañá debería devolver al toreo un poquito del mucho dinero que le ganó”

|

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO


El toreo es y debe ser Barcelona este 2017. Todo el sector debe solidarizarse con una Comunidad Autónoma en la que dar toros es legal pero la sinrazón de la Casa Balañá, propietaria de la Monumental, ha sacado la cobardía para no dar festejos. Los más afectados son los productos futuros, los que mañana se vestirán de luces sabiendo que no podrán trabajar en su tierra por el egoísmo de Balañá y el imperante desvarío político. El director de la Escuela Taurina de Cataluña –fusionada con la de Nimes- es Manuel Salmerón, que desgrana a CULTORO el día a día del centro educativo.


En primer lugar, ¿cuál ha sido la reacción en el aficionado de a pie catalán de esta dramática noticia?

Ha sido de cabreo y de tristeza. Creemos que, después de tanto luchar, la Casa Balañá tenía que haber echado la pata hacia adelante. Entendemos que él está muy presionado políticamente y como empresario del cine. Debe tener mil presiones, pero también debería recordar que su primera peseta la hizo su abuelo con los toros, y por lo menos devolver un poquito del mucho dinero que le ganó.


¿Cómo le has explicado a los alumnos este palo y cómo se lo han tomado?


Ellos con rabia, pero lo nuestro es atípico. Como la mayoría han conocido ya la Escuela con la prohibición y además donde ellos torean es en Francia, la rabia no es como los que llevamos muchos años yendo domingo tras domingo a la plaza de toros. Ellos se lo han tomado con rabia, porque creían que se podría haber hecho una clase práctica, y eso hubiese sido muy bonito. Que un chaval catalán pueda torear en su plaza Monumental es importante. Eso se lo han tomado con rabia, pero siempre conscientes de que cada semana tenemos que hacernos casi 1000 kilómetros para que puedan torear. Con disgusto, pero menos que el aficionado, que le quitaron hace unos años su pasión. Esos 1500 aficionados que siempre íbamos a las corridas de los domingos. Eso no lo han vivido ellos. Le hemos explicado lo que es la plaza y, desde la última novillada que fue el penúltimo festejo antes del cierre con seis alumnos catalanes, sólo uno continúa con caballos, Abel Robles. Estos son otra hornada y es distinto porque no han conocido el sabor de la Monumental.

¿Cuál es vuestra historia más reciente? Además hay un nombre que ya suena en la escuela: Manuel de Reyes. ¿Cómo es su corta carrera?

A raíz de la prohibición de los toros en Cataluña pensamos que teníamos que espabilarnos, que hacer algo. Antes de la prohibición en Cataluña solamente existía Barcelona, donde como mucho podías hacer una novillada sin caballos al año. Decidimos que teníamos ayuda: la pedimos en Nimes y nos la dieron. Estamos encantados y eso ha llegado a ser una fusión. En cuanto a los alumnos, el más aventajado es Manuel de Reyes. Culminó una temporada de clases prácticas y tentaderos con un triunfo excepcional en Málaga, donde cortó una oreja con fuerte petición de la segunda. Hay que recordar que en 2016 no hubo ningún torero que cortara dos orejas en Málaga, y a raíz de ello es un poco más conocido e incluso ha recogido varios trofeos en Francia y Cataluña.


Luego tenemos otro chico de trece años que es una maravilla, pero es un niño. Debemos trabajar con él. Está toreando bastante y pronto se hablará de él. Tiene mucha afición y muy buena cabeza, se llama Cristian Alfaro. También hay dos hermanos, uno es Marco Adame, que es un niño, y su hermano mayor, Manuel Adame, con 16 años, pinta muy bien y nos hace sentir ilusión. En Francia, además, hay dos chicos muy interesantes.

¿Cuál es vuestro día a día en la Escuela?


Entrenar dos días a la semana de 5 a 8, algún día suelto también, pero como norma esa. Entrenamos en un campo de fútbol, donde el ayuntamiento socialista de Hospitalet nos cede. Estamos aquí ya 17 años, nos apoyan, nos van a mejorar el uso de las instalaciones y bien. Desgraciadamente no podemos entrenar en la plaza de toros, pero estamos muy a gusto y muy agradecidos al Ayuntamiento.


Además con una noticia clave, que JT vuelve a apoyar económicamente la escuela taurina. La afición ha alabado ese gesto…


Para nosotros es como el hambriento al que le dan un trocito de pan. Es el súmmum. Que el maestro José Tomás, a través de su Fundación, nos apoye económicamente, es una gran satisfacción. Creo que es un gesto de solidaridad increíble, y además supongo que no estaremos haciendo las cosas mal cuando la máxima figura del toreo ya lleva años apoyándonos. Eso es una satisfacción para que la escuela continúe y para los que hacemos miles de kilómetros al año para que estos chavales toreen. No se puede expresar con palabras, la alegría es inmensa.


Supongo que la gran esperanza de que se puedan llevar toros aunque sea en una portátil permanece…


Lo de la portátil, según dicen abogados amigos, es imposible. Yo tengo mis reservas. Siempre cuando habíamos estado en la junta de la ILP, siempre se dijo que era una de las cosas que se derogarían. Ahora dicen que es imposible. Lo que sí es que tengo una gran esperanza con la plaza de Olot. Está en un contencioso en el juzgado que lo lleva el equipo jurídico de William Cárdenas, puesto que lo tenía la peña taurina de La Garrocha arrendado. El alcalde hizo un referéndum ilegal, que ganó, por lo que no se han podido dar ni correbous. Eso, al estar en manos de abogados, tengo la esperanza de que sea la primera plaza que se pueda abrir.


¿Cómo sería el proceso jurídico y propiamente taurino en los próximos meses para conseguirlo?

Yo espero que el propio Balañá se eche para adelante. Aquí tiene que haber un cambio político, porque la situación de Cataluña es muy grave no ya en lo taurino sino a nivel personal es más grave aún. Las familias están divididas entre nacionalistas y no. El gobierno catalán desobedece todo. Yo tengo la esperanza de que en las próximas elecciones los nacionalistas pierdan fuerza y las cosas se clarifiquen para el tema taurino y Balañá se decida a hacer algo. Creo que él no va a dar toros nunca, pero sí que ceda la plaza a una empresa. Nos consta a todos saberlos que Matilla sí estaba dispuesto a dar toros. Balañá está esperando algo así.


En este momento sé que está muy presionado. Eso es un hecho, pero le ha faltado esa valentía torera de decir que tiraba hacia adelante con la temporada taurina. Es un inmueble que vale una fortuna, está conservado como si hubiese que dar una corrida de toros mañana y además tiene que estar pagando un IBI para no hacer nada. Creo que eso llegará un momento en el que será inaguantable. Tener un capricho de muchos millones de euros nadie se lo permite. Tendrá que llegar un momento en el que la tendrá que ceder o dar toros. Tampoco lo que no es justo son los insultos que se están vertiendo. Creo que con esa actitud no vamos a ningún sitio. Lo mejor es el diálogo. Además, hay una coletilla en su comunicado, que es "de momento”. Es una puertecita pequeña, pero que queda abierta.

1 Comentarios

1

La plaza es de Balaña, el verá que quiere hacer con ella, si no desea dar toros jamás, ya acéptenlo, no se le puede obligar a hacer nada con ella más lo que a él se le antoje, si quiere tenerla desocupada y pagando IBI, que lo haga, si la quiere vender para hacer un centro comercial, que lo haga, si a los taurinos no les gusta, pues vayan a otro lado. Ojalá la venda para un centro comercial como la Arenas, y al fin acabe ese sufrimiento de los taurinos.

escrito por Paquirri 07/abr/17    22:49

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.