Manuel Escribano: “Ahora toca mirar adelante y olvidarse que vengo de donde vengo“

|




Buenas noches, Manuel Escribano. Recuerdos de Padilla, con el que hemos charlado hace un rato.


Es algo increíble ser su amigo, y sobre todo transmitirte lo que muchas veces cuesta trabajo, ese sacrificio vale la pena.


Qué bonito el brindis de Curro Díaz, qué importante fue, dedicado a dos toreros, tú reaparecías, que habéis hecho bueno el lema de Padilla de que “el sufrimiento es parte de la gloria”.


Nos lo decía fuera, era un brindis a eso, a los toreros, que se sentía orgulloso de compartir tarde con dos toreros a los que nada han regalado. Eso es lo que hace sentirte y estar feliz. Más que el triunfo, el triunfo era estar ahí, encontrarme como me encontré y despejarme cualquier duda.


Fray Luis de León acuñó la frase de Decíamos Ayer. Y como se vio en Valencia, vuelves en el mismo sitio y momento hasta que llegaste a Alicante.


No tanto, porque en ese momento estaba perfecto, y te creías que podías con todo y todo saldría bien, y el otro dia me sentí muy bien. Creía que todo me iba a sentir más emocionante, y cuando me puse el traje fue todo igual, no me extrañó el toro, no me extrañó nada, ver el volumen y las puntas al toro. La mayor alegría que tuve fue esa: no sentirme anormal. Llevaba nueve meses sin torear, pero eso es algo lógico y normal. Los toques no me los eché para afuera, la pierna no me falló y la verdad que me sentí contento y alegre de estar así.


Durante estos nueve meses hemos hablado alguna que otra vez. Al principio tenías dudas, ¿cuándo lo viste claro?


Muchas veces hablando con amigos me decían que hubiese toreado siete u ocho corridas de toros antes, pero es que hace mes y medio no estaba ni para torear. Sabía que iba a llegar, pero hace dos meses no estaba para torear. Tenía mucho cuidado con las becerras, el trabajo era intenso, los problemas de tendones… nuestra meta estaba fijada en Valencia, pero la incertidumbre hasta el último momento ocupaba mucho mi cabeza. No sabría decirte un momento para decidir si toreaba o no.


Ahora llega una temporada completa con citas sin rehusar las plazas importantes y las que te han dado el status que tienes ahora.


Sí, totalmente. He reaparecido en Valencia, de primera, ahora voy a Francia y luego Sevilla y Madrid. No son sitios cualquiera. Ese es el toreo y hay que olvidarse de que vengo de lo que vengo y por lo que he pasado. Eso hay que quitarlo de mi cabeza aunque es una realidad, pero ya toca pensar en lo que hay que pensar, si hay que arrear y mejorar, si hay que ganar y competir contra todos porque las circunstancias son así. Aquí no se perdona nada, y si fallas dos ferias, dos ferias que te harán daño. Esa es la forma de afrontar todo. El paso hay que darlo con todas las consecuencias y toca competir, como si por mi cuerpo no hubiera pasado nada.

Has cambiado la administración, con El Tato, experto en estas lides, y te habrá aportado cosas importantes.


Todos los días hablamso en torero, cara a cara, lo que yo pueda pensar ya se le ha ocurrido a él y esa es una tranquilidad muy grande para pensar en el toro. Vamos todos los días al campo, corrigiendo defectos, y con poco que te diga lo entiendes perfectamente.




1 Comentarios

1

Mi aporte como Médico dedicado a la Medicina Cuántica, es: Máxima CONFIANZA y déjate fluir con tu poder interior, solo CONFÏA, sin confiarte y deja alinear tus Pensamiento con tus Sentimientos y Acciónate para que Emerja la CREATIVIDAD. SOL9

escrito por Leobaldo Sarmiento Orta 25/mar/17    05:41

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.