López Simón: “Con todo lo que me dio Pasmoso, si lo hubiera matado me habría sentido mal”

|




La tarde de ayer fue la más redonda de Fallas, pero llegó la confusión por la vuelta al ruedo al cuarto toro, el quinto fue una confusión, y se esperaba a López Simón en el sexto. Salió ese toro controvertido, no porque no fuera extraordinario sino porque los indultos siempre tiran a la polémica. Esta noche queremos huir del indulto porque lo importante es superar toda esa incertidumbre en los tendidos y crear una obra taurina como la que hizo Alberto López Simón para que todo el mundo saliera encatnado. Lo principal fueron las manos, la solidez, la robustez, por lo que estamos ante un triunfador. Buenas noches.


Buenas noches.


Enhorabuena, creo que fue muy bonito. Era costoso levantar anímicamente al personal y lo hiciste.


Siempre hay que tener fe mientras haya un toro dentro. Gracias a Dios pude disfrutar.


Quiero huir de la polémica del indulto. Ya me he manifestado en el editorial, y me centro en una faena muy bien construida y muy bien cimentada. El toro se definió desde el principio en cuanto al motor y la alegría, otra cosa era el humillar, ¿cuándo comenzaste a ver que aquello tenía visos de triunfo grande?


La verdad que en todas las plazas, pero sobre todo en las plazas grandes, el toro tiene que tener esa movilidad y prontitud para poder ligarlo, poder cuajarlo y conectar con el tendido. Desde que salió le vi que se movía, que tenía obediencia y quise cuidarlo en los primeros tercios y luego en la muleta, cuando me lo cambié, vi que se venía de largo y repetía. Ahí ya te vas dejando llevar y sobretodo vi que la gente entró en la faena. Eso cada vez te hace estar más a gusto y poder disfrutar del animal.


Hubo un momento en el que tuviste la intención de matarlo, ¿no?


Sí, porque cuando te vistes de torero en estas plazas nunca piensas en el indulto. Piensas en intentar cuajar los toros, pero no piensas en el indulto. Me había pasado muchas veces en mi carrera que cuando me han pedido el indulto a algún toro y se ha alargado la faena en exceso, luego a la hora de entrar a matar me ha costado mucho porque te pasas de faena. Tenía miedo después de pinchar al primero que se alargara eso demasiado, por eso me perfilé. Cuando ves a toda esa afición pidiendo el indulto, la plaza entera, y miraba los ojos del animal y lo que me había hecho disfrutar, si lo hubiera matado me había hecho disfrutar mucho y lo pidió la plaza entera. Me habría parecido injusto matarlo. Me perfilé dos veces pero no podría tirar hacia adelante.


Fue rematar una espléndida actuación. Una lástima la espada en el tercero, pero se vio una evolución de tauromaquia. Recordó ese arrojo, esa ambición, esa fuerza que cogiste en 2015 con esa rebeldía en las puertas grandes de Madrid y la faena de Istres. Tuviste que ganarte la sustitución a base de ambición. Y luego disfrutaste en 2016, ¿es esa la simbiosis de 2017?


El invierno ha sido muy íntimo, pero muy intenso de mucha preparación. No quiero saber nada que no sea entrenar, ir al campo y torear de salón. Solo quiero tener eso en mi mente, algo que me ha renovado ilusiones e intentar recuperar lo que me llevó al privilegio que ocupo ahora. Era recuperar lo que yo era con inicios espectaculares, esa entrega sin miramientos y luego cunado salga uno que me permita torear a gusto y despacito intentar mostrarlo cada tarde que pueda.


¿En el 2016 estuviste más conservador?


No, los inicios fueron inimaginables. Empecé la temporada en Castellón con un mano a mano a hombros con Roca Rey, que es el puntero de los jóvenes arreando al máximo. Con Juli salí a hombros, en Sevilla a hombros, Arles, Madrid, Nimes, indulté en Jerez… y aun así me estaban negando todo. Ya llega un punto que te afea un poco todo, y algo no funciona aquí cuando con esto que ni yo me lo imaginaba, me estén dando ostias. A partir de ahí me desilusioné un poco. Por dentro me sentía vacío y eso quieras que no, hace mella, por lo que fue de intentar torear para mí. También se hizo dura después de lo de Víctor la temporada. Este invierno he reflexionado mucho y ahora intento hacer las cosas para mí y para la gente que creo que se puede emocionar con mi toreo. Lo demás me la suda un poco, hablando mal y pronto.


Hubo una incomprensión de la crítica, más que de los públicos, luego viene la sensibilidad con la muerte de Barrio, luego todo eso se enrarece en Bilbao, pero hay un punto de inflexión para el propio torero: las tardes en solitario de Sanse y Salamanca y luego comienza en tono alto el 2016.

Ha habido tardes en las que he disfrutado mucho. Estaba tan quemado de todo que dije que iba a torear para mí y me daba igual todo. Me daba igual cortar cuatro orejas que una que ninguna. Pensé en torear a gusto. Hubo tardes muy bonitas. En Ronda, sin ayudar mucho los toros, fue una tarde muy importante. Luego tardes que no se recuerdan porque son plazas de menor repercusión, a mí me sirvieron mucho.

Murcia creo recordar.


Allí toreé un toro de García Jiménez muy a gusto. La putada es que esto ha pasado a lo largo de la historia con todos los toreros, es algo hasta normal y no pasa nada. Si te pones a ver las reseñas el resultado es más positivo que negativo.


Los resultados de una figura del toreo de dos temporadas. Hay algo que ayer me encantó en Valencia. Por supuesto tu actuación, pero el brindis a tu padre, del cual tengo un alto concepto, y acordarte de tu abuelo que falleció días antes.


Sí, justo la semana anterior. Hacía una semana que lo enterramos y la verdad que han sido unos días difíciles las dos últimas semanas. Estaba malito y hace una semana falleció y eso te puede afectar por lo menos a mí sin querer. Pero si Dios quiere lo habrá visto desde el cielo y estará contento.


Y estará orgulloso de su nieto. Entiendo que como nos ha ocurrido a todos, habrá sido el que te habrá iniciado en el mundo del toro.


Estos días han sido de mucha nostalgia, me ponía a recordar tantos momentos juntos y recuerdo de niño que pasaba los veranos con mis abuelos en la playa y nos levantábamos temprano para ver los encierros. Por la tarde, en Alicante, cuando retransmitía Canal Nou corridas las veía con él. Siempre hemos visto muchos toros juntos en la tele y en la plaza también, pero sobre todo en la tele. Siempre que había toros los veíamos juntos.


Para terminar una curiosidad, ¿me lo pareció a mí o fue así? ¿Vi un nuevo look?


Tengo el peluquero de siempre.


Te favorecía un montón, lo sé porque lo decían las chicas en casa.


Eso siempre es bueno. Le diré que repita el look. Sigo como siempre, la verdad que no me como un colín. Si me lo dices, seguiré con ese look.


No un colín, te vas a comer la panadería entera desde el punto de vista taurino con actuaciones como las de ayer en Valencia.




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.