Sebastián Castella: “Yo mismo siempre me he picado a mí mismo: esa ha sido mi forma de crecer“

|

Es nuestra entrevista de fondo. Una gran figura del toreo que lo lleva demostrando muchísimos años que ha comenzado la campaña americana. En la misma condición de triunfador que terminó en Sevilla. Sebastián Castella, buenas noches.


Buenas noches.


Aún estamos con la memoria fresca de la México, quizá de las mejores y más completas de tu carrera.


No sé si de las más completas, una tarde rotunda. Ha habido otras tardes con más contenido artístico, lo de México con el toro de Los Encinos. Una faena de ponerse e imponerse, de entregarse mucho. Estuve entregado toda la tarde, pero el toro tuvo esa condición de tener prontitud. Le faltaba un punto de clase, de raza, hubo un momento de humillar y seguir los muletazos sin aburrise hasta el final. Fue un toro más español que mexicano. Poor eso tuvo esa profundidad y transmisión la faena.


La de Sevilla en septiembre fue un colofón a 2016.


Después de una de las tardes de mi vida, aunque no haya sido en cuanto a orejas, la de Nimes, para mi fue una tarde muy grande. Después llegar a Sevilla y disfrutar de esa forma con un toro y con la tarde entera, sin rematar el segundo pero en el primer toro de la tarde poder llegar a esa rotundidad. Fue una manera muy especial y bonita de cerrar la temporada.


Un 2016 que ha estado cuajado de triunfos, de faenas de entrega, toreo reposado, de gusto, cada vez evolucionando más en esa faceta, de retos personales, de gestos y gestas, corridas duras como en San Isidro y que no ha tenido la extensión de la lectura porque la espada ha jugado malas pasadas.


Totalmente. Ha sido un año de retos personales.- Para mí esta temporada se quedará para mí, para los anales de mi carrera personal, porque yo creo que por culpa de la espada y mi culpa no se redondeó la tarde y no hubo los triunfos esperados, por eso no fue temporada triunfal pero sí de contenido grande, que como aficionado y poniéndome en su pellejo esto con los años es cuando me lo van a resaltar. EN mi carrera resaltará. Los esfuerzos siempre son agradecidos, de una u otra forma. Esto será agradecido por el público, la afición, mis partidarios, por el tiempo… un año que ya pasó, que me sirvió muchísimo para crecer y para ser más hombre y más maduro todavía, porque aquí no dejamos de madurar día a día.


Vienen los jóvenes apretando fuerte y las figuras hacéis bueno el tópico de que el que es figura lo es por algo, ¿sentís el aliento en los talones que cada temporada os tenéis que superar más en la cima?


Si te soy sincero, el que te hace desgastar ya no es uno u otro,. Sí aprietan los chavales y da mucha alegría, te da ese revulsivo de picante, de querer ser mejor, de no dejarte ganar la pelea, pero aquí va mucho más allá esto. Va mucho más allá de que los chavales vengan a picarse o no. Yo mismo siempre me he picado a mí mismo: esa ha sido mi forma de crecer. Sencillamente. Cuando uno llega al patio de cuadrillas no quiere dejarse ganar la pelea. Es la rivalidad y yo quiero ser mejor que el Castella del día antes.


¿El Castella del 2017 en qué se propone ser mejor?


Eso no se sabe, lo único que lo importante es no perder las ganas y la ambición, que son el motor, a raíz de la ambición uno busca algo más. Parece un tópico pero es cierto. El animal te da y te hace descubrir cosas que no sabías, eso es grandioso. Por ahí llega la rivalidad, todo lo que tú quieras y la madurez de uno mismo. Delante del toro cada día se pueden hacer cosas que hace dos corridas de toros creías que no eras capaz. Eso es una evolución completa, total, tanto del os ganaderos como de los toreros y todos en general, de la afición que exige. Cada año es un mundo nuevo y se está viendo y demostrando. Cada uno que sea capaz de estar a la altura.


Termino: Valencia, Sevilla, Madrid dando la cara. ¿Algún planteamiento especial para este 2017?


Ahora mismo no. Sinceramente nada. Torear, el día a día y hacer el esfuerzo en el día a día. El año pasado estuvo bastante cumplido todo. Este año hacer el esfuerzo, disfrutar y al día a día. Que el toro que tenga hoy sea el único y el último. Yo soy así, hay otros toreros que son de otra manera. Me mentalizo de esta forma, es mi concepto, es mi mentalidad y después lo que tenga que venir viene. Como te digo: entrenamiento, el dedicarse, el sacrificio… las cosas tienen que venir. El año pasado de las plazas más complicadas porque yo me la pongo complicada, el penúltimo día de la temporada saltó la liebre en Sevilla. No salí por la del Príncipe porque no maté al segundo toro, pero ahí estuvo. Todo llega a base de esfuerzo y de tener las cosas claras. En algún momento llega todo. Hay que estar preparado y vivir para nuestra profesión.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.