Magnífica mañana de tentadero y 16.000 euros contra el cáncer infantil en Villaseca

|

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO


Una espléndida mañana de tentadero benéfico fue la que vivió hoy la localidad toledana de Villaseca de la Sagra con una acogida excepcional del pueblo manchego y toda su comarca. Poco faltó para que se llenase su coso en la última gran cita de la temporada en el nuevo escenario taurómaco y, además, más de 16.000 euros fueron entregados contra el cáncer infantil centrados en la enfermedad que sufre el niño Alejandro Da Costa. Niños y jóvenes, familias enteras desde los abuelos a los nietos, disfrutaron del bello ritual del tentadero con seis vacas de El Ventorrillo, primera y quinta extraordinarias.


En un acto con la colaboración del Servicio de Emergencia Comarcal de la Sagra, a las 12:00 h de la mañana comenzaba el paseíllo con el objeto de recaudar fondos para el hijo de una voluntaria. Alejandro da Costa, un niño de 12 años que lleva casi 2 años luchando contra el Cáncer que le diagnosticaron en julio de 2015, recibió íntegramente la recaudación para sufragar los gastos derivados de la enfermedad.


José Pedro Prados "El Fundi” abrió plaza con la mejor vaca del tentadero, con cara, a la que le instrumentó tandas con gracia y calado entre los aficionados. El novillero Álvaro Alarcón epilogó su trasteo con pulcritud. En segundo lugar actuó José Ignacio Uceda Leal dejando patente su clásico concepto con una vaca de nota pero no extraordinaria como la anterior. Tomás Rufo, de la escuela taurina de Madrid, actuó junto al torero de Usera.


El toledano Eugenio de Mora pechó con una vaca que, a pesar de que no rompió en el caballo, sí le dio juego en la muleta, sobre todo destacando un inicio muleteril con muchísimo gusto en sus doblones por bajo. El novillero Javier Gallardo mostró poderío y soltura con el animal. Un extraordinario recibo capotero dejó patente el gran momento que atraviesa David Mora, rematando con dos medias de auténtico cartel de toros y quitando también a la verónica. Varios cambios de mano templadísimos y su toreo al natural fueron la nota que sonó en la faena. El novillero Aarón mostró brillantez en los embroques por momentos en su actuación.


Una extraordinaria vaca fue la quinta del festejo, arrancándose de largo al caballo y dando espectáculo en ese tercio. Rubén Pinar anduvo solvente con el capote y sereno en un quite por tafalleras que gustó mucho. Se gustó por momentos muleta en mano para dar paso al novillero Miguel Zazo, también de la escuela de Toledo, que tuvo acople a zurdas.

Cerró la espléndida mañana Álvaro Lorenzo, que vio cómo una vaca sin apenas fuerza sí le humillaba, por lo que aprovechó esa virtud para sacar su toreo cadencioso. La novillero Estrella Magán mostró ganas en dos tandas a diestras con calado.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.