Perera regala el sobrero y gusta en Aguascalientes

|

ADIEL ARMANDO BOLIO


La primera de las tres corridas de toros del XXII Festival de Calaveras en el coso Monumental de Aguascalientes tuvo como común denominador el que los tres diestros encartelados estuvieron por encima de sus respectivos lotes, resultando el más afortunado el espada extremeño Miguel Ángel Perera, quien tras un ejemplar de regalo falló al matar y dio la única vuelta al ruedo de la función, en tanto que el queretano Octavio García "El Payo” evidenció el gran sitio que tiene logrando saludar desde el tercio y el local Arturo Saldívar ha estado más que empeñoso pero entre altibajos.

Ante menos de media entrada en tarde fresca, salieron cuatro toros de Torreón de Cañas, siendo devuelto el primero por haberse fracturado el pitón derecho y los demás dejaron mucho que desear, si acaso el sexto fue el más toreable. Uno de Jaral de Peñas, el quinto, que también tuvo problemas, otro de San Isidro, el tercero, difícil y, el primer reserva, de Pepe Garfias, muy complicado, además de un séptimo de regalo de los Sucesores de Teófilo Gómez, que dio buen juego. Todos los toros bien presentados.


El pacense Miguel Ángel Perera vio como regresaba a los corrales el primero de su lote por haberse lesionado el pitón derecho, siendo sustituido por uno de Pepe Garfias, muy complicado y con el que el torero, a base de sobarlo y meterlo en vereda, le arrancó muletazos de gran valor, además de pisar terrenos comprometidos y así lograr igualmente momentos de gran valor. Pasó apuros para matar y acabó dividiendo las opiniones tras dos avisos.


A su segundo Miguel Ángel lo lanceó bien a la verónica pero el astado duró poco. Sin embargo, con mucho oficio le dio la lidia adecuada, sobre todo por el pitón derecho. Volvió a marrar con la espada y su labor fue silenciada.


Y en el regalo, de los Sucesores de Teófilo Gómez, el mejor toro de la tarde, Perera se lució con el capote, principalmente en un quite por cordobinas. Su faena de muleta la inició en el centro del ruedo con dos cambiados por la espalda y los de pecho para luego darse a tirar, templar y mandar por el pitón derecho con gran dimensión y arte. De igual forma lo hizo por naturales y la parte final fue de toreo en un palmo de terreno y sin enmendarlo, llegando a veces al encimismo pero la gente estaba con el torero. También trazó su toreo en redondo y todo lo malogró de nuevo con la espada para terminar por recorrer emotivamente la periferia del ruedo.


En tanto, "El Payo” a su primero le cuajó una faena plena de firmeza y oficio, además de evidente valor por el aguante que expuso en su toreo por los dos perfiles, intercalando detalles muy toreros, de recia entrega y arte, traducidos en el trincherazo, el desdén y un molinete. Desafortunadamente no atinó el alfanje y fue aplaudido.

En su segundo, de Jaral de Peñas, cuajó un trasteo de mucha variedad, con inicio caminándole de las tablas a los medios ligando muletazos suaves y tersos, sobresaliendo el de trinchera, un ayudado por bajo y un molinete abelmontado, es decir, yéndose a lo ijares del astado. Siguió Octavio con un toreo de mucho aguante y verdad por los dos perfiles, mostrando empaque y sobre todo metiéndose entre los pitones para lograr lances de gran valía. Finiquitó de estocada tendida y descabello para ser ovacionado en el tercio.


Arturo Saldívar por su parte al primero de su lote le puso mucho empeño pero sin mucha trasmisión. El toro de San Isidro no fue fácil y ello le impidió al torero tener un mejor desempeño. No atinó al matar y tuvo silencio. En este astado se desmonteró el banderillero Jonathan Prado.


Y en su segundo, veroniqueó con rapidez y su labor muleteril, aunque voluntariosa, fue intermitente con el astado más toreable de Torreón de Cañas. De igual forma no acertó con el estoque y escuchó divididas opiniones. En este ejemplar el rehiletero Diego Martínez fue ovacionado.


FICHA DEL FESTEJO

AGUASCALIENTES, Aguascalientes. Primera corrida del XXII Festival de Calaveras. Coso Monumental. Entrada: Menos de media plaza.

Cuatro toros de Torreón de Cañas, siendo devuelto el primero por haberse fracturado el pitón derecho y los demás dejaron mucho que desear, si acaso el sexto fue el más toreable. Uno de Jaral de Peñas, el quinto, que también tuvo problemas, otro de San Isidro, difícil y el primer reserva de Pepe Garfias, muy complicado, además de un séptimo de regalo de los Sucesores de Teófilo Gómez, que dio buen juego.

Miguel Ángel Perera: División de opiniones tras dos avisos, silencio y vuelta al ruedo en el de obsequio.

Octavio García "El Payo”: Palmas y al tercio.

Arturo Saldívar: Silencio y división de opiniones.

Los banderilleros Jonathan Prado en el tercer astado y Diego Martínez en el sexto, se desmonteraron.

Foto: Emilio Méndez

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.