Sergio Serrano: “Es el compromiso más importante de mi vida hasta el momento“

|


JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO


Sergio Serrano ya espera su gran día: el próximo domingo la plaza de Madrid vivirá una nueva confirmación de alternativa que el toreo espera. Rubén Pinar ejercerá de padrino y Alberto Lamelas de testigo de un manchego que se ha ido buscando poco a poco la vida allá donde han querido contar con él en los últimos años, teniendo importancia el reducto de Azpeitia como pieza clave para entender sus últimos tres veranos. Eso y Albacete, la que casi nunca falla. Aunque este año su lote de La Quinta sí lo hiciera. Lo cuenta.


¿Cómo te encuentras como torero a escasos días de hacer el paseíllo en la primera plaza del mundo para confirmar alternativa?


Sobre todo contento y feliz de poder confirmar, de dar otro paso más en mi carrera y como ya digo espero que sea un pasito firme y hacia adelante, que es lo que quiero: progresar en la profesión y seguir labrando el camino que tanto me está costando.


No habrá sido fácil llegar hasta aquí. Y supongo que serán días de mucha reflexión, ¿es el día más importante de tu vida como torero?


Es el compromiso más importante de mi vida hasta el momento. Hay que apretar y saber cómo está el toreo, ser consciente de mi situación, de lo que me ha costado. Hay que salir a exponerme como torero, a reivindicarme y a que Madrid vea de lo que soy capaz.


Ferias como Azpeitia te han salvado de la falta de contratos. También Albacete, donde una corrida de La Quinta con interés te echó un nulo lote hace unos días.


Azpeitia nos ha dado ese reducto. Uno puede querer muchas cosas, pero si no te llaman o no están predispuestos a ponerte es imposible. Azpeitia hace tres años fue la que se puso en contacto conmigo. Pensé que era una broma. No pensaba que me llamarían. Me dijeron que era un torero muy del gusto de Azpeitia, pues buscan toreros en situaciones complicadas. Al año siguiente no corté orejas, me repitieron y este año ha sido la actuación mía más competa. En cuanto a lo de Albacete, son cosas que pasan. La corrida de La Quinta tuvo cosas buenas. Mi último toro fue el garbanzo negro y el primero tuvo cosas buenas pero intermitentes. Es un hierro que da opciones y no fue el lote más idóneo pero no hay que quejarse, esto es así. Esto es la sima de no aburrirse y tener insistencia.


Aún no ha llegado y no sé si es el momento, pero para bien o para mal, ¿a partir de Madrid qué?


A partir de Madrid seguir viviendo en torero y luchando por mi profesión. Es verdad que me ha costado mucho llegar, pero no se acaba el mundo aunque es muy importante. He estado sobreviviendo muchos años sin Madrid, pero he sacado el cuello y he conseguido sobrevivir. Hay que ir predispuesto a ir a exponer mis cualidades como torero, a triunfar pero no hay que volverse loco. Esta profesión es de perseverancia. Es el camino que llevo viviendo todos estos años.


El hierro tiene la característica de ser una de las vacadas que más opciones han dado a toreros en resurrección. Caso de Eugenio de Mora, José Luis Parada o el propio Pepe Moral en Sevilla. Ojalá y sea así.


Nunca sabes. Sí tienes un poco el chip predispuesto de esa corrida, pero hay que pensar en el momento. Uno tiene que ser fiel a uno mismo. Me gustaría no fallar, esa es la mayor tranquilidad que puede tener un torero. Lo que tenga que ser, será. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.