CabeceraLaDivisa

¿Y quién no bosteza?

|


JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO- FOTOGALERÍA: LUIS SÁNCHEZ OLMEDO


¿Y quién no bosteza tras la tarde de ayer en Las Ventas? No rompió una impecable corrida de El Pilar para un Fandi voluntarioso, un David Mora sin lucimiento y un López Simón desacertado, que tuvo una mala tarde en la capital. Así fue la décimo segunda del abono isidril. Para el olvido.


Con una larga cambiada recibió El Fandi al primero, que no quiso caballo y que salió rebrincado de la suerte, arrollando todo lo que se encontraba a su paso y ese era El Fandi. Prendió al torero en un momento de angustia, sin terminar de definirse el de El Pilar en el capote del subalterno. Eficaz y alegre anduvo como de costumbre palitroques en mano, para ya con la muleta intentar rascar entre la falta de fondo del animal. El toque fuerte, el enganche adelante y la intentona por las dos manos para no conseguir nada ante un animal que no humillaba. Era sacar agua de un pozo seco, un toro que no se empleó, que iba y venía sin ir a más. En un derrote a la hora de entrar a matar, le dio en un dedo con el pitón el toro. Silencio. El cuarto de salida tenía otro son, pero fue otro hermano que no tuvo alegría en el capote de Fandi. Pareció cumplir de mentira en el peto, pero luego soseó de capote y en el tercio de banderillas de David. El granadino lo intentó muleta en mano, pero fue imposible su labor. En los finales, a diestras, le hizo varios extraños al frenarse. Silenciado el torero.


Se metía por dentro el quinto, un toro que no se dejó capotear con brillantez por David Mora pero que sí metió la cara en el caballo y quiso pelea. Tras el quite de Alberto López Simón por chicuelinas, se desmonteró Ángel Otero tras parear al astado y brindó David Mora al público su labor, contentando así tras la puerta grande del pasado martes. Intentó cruzarse con valentía en al siguiente tanda en terrenos del tendido 1, sacándoselo hacia afuera pero protestando el de El Pilar. Se vino abajo en ese momento el de El Pilar a pesar de que no le exigió Mora. Tuvo poca gasolina el astado, que prendió a David Mora en un momento dramático, reponiéndose el toledano para terminar la faena. Espada en mano, Mora dejó un pinchazo delantero a la primera y una buena estocada a la segunda, ovacionada por la plaza.No fue el toro soñado para la despedida de David Mora de la Feria de San Isidro el quinto de El Pilar, un toro que no lo hizo bien en los primeros tercios de la lidia y que posteriormente se dañó la mano en el tercio de banderillas. Al novillero Renatto Motta, fallecido en Perú la pasada semana, y los matadores El Pana y Antonio Ferrera brindó el astado el toledano, que no tuvo conexión en su labor por la falta de fiereza del animal. Lo mató bien.


Se descordó el sexto, que fue devuelto a los corrales tras hincar los pitones en la arena y salir invalidado también del caballo. En su lugar salió un sobrero de Salvador Domecq, al que también le faltó raza en los primeros tercios y con los que mantuvo la paciencia López Simón. No pudo lucirse ante un toro a menos en su muleta, mostrándose valiente sin más el de Barajas. Mató de estocada.Parecía hacer mucho mejor las cosas el tercero de la tarde, un toro que se le vino arriba en el caballo a López Simón y que en el capote de Vicente Osuna embistió con humillación y motor, sin pararse. Torero anduvo Jesús Arruga en su par. Tuvo profundidad el toro en la primera tanda, en la que López Simón se rompió a diestras para conectar perfectamente. No mantuvo el nivel el toro en las siguientes tandas, en las que Simón optó por torear en cercanías y terminar hilvanando muletazos sueltos ante un animal a menos. No se aburrió el de Barajas, alargando la faena entre la división del público, rubricada con una buena estocada final.


FICHA DEL FESTEJO


Plaza de toros de Las Ventas, Madrid. Feria de San Isidro, vigésimoprimera de abono. No hay billetes.

Seis toros de El Pilar, impecables de presencia y muy en el tipo, y un sobrero de Salvador Domecq, de escaso trapío, sexto bis. De feble condición, humillado y punteado el primero; de defensiva actitud por la falta de fuerza el humillador segundo; de clase y fondo con la fuerza justa el tercero; pasador y humillado el noble cuarto; de gran bondad y feble fondo el obediente y pronto quinto; devuelto el sexto por feble; insulso y sin raza el sexto bis.


El Fandi (nazareno y oro): Silencio y silencio.

David Mora (celeste y oro): Silencio tras aviso y silencio.

López Simón (sangre de toro y oro): Ovación y silencio.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.