CabeceraLaDivisa

Fandi y Talavante, a hombros en Granada (2ª)

Se lidiaron toros de Núñez del Cuvillo para El Fandi, José María Manzanares y Alejandro Talavante
|


EMILIO TRIGO


El Corpus de Granada llegaba hoy, en el día grande, a su máximo sentido con la corrida más importante de su Feria. Un encierro de Núñez del Cuvillo era la materia prima para la ocasión en la que El Fandi, José María Manzanares y Alejandro Talavante hacían el paseíllo a las siete en punto de la tarde.


Fandi continúa viviendo en estado permanente de gracia. Un torero que lo entrega absolutamente todo y que jamás escatima esfuerzos. Todo para su público. David enjaretó un saludo rodillas en tierra, con varias largas cambiadas y verónicas muy plásticas. El granadino maneja el percal de forma dulce y suave. En banderillas continuó su comunión con el respetable y como es habitual le formó un lío. Tres pares y tres ovaciones. Toro dulce, con las fuerzas justas al que David toreo a placer. Faena larga con dos partes diferenciadas. Una al principio con el toreo fundamental y otra de recursos buscando la conexión con sus paisanos. En ambos casos con total oficio y raza. Estocada arriba y "mangazo" presidencial. Oreja con petición de segunda.


Faena a más de Manzanares en el tercero bis ante un toro que sacó fondo y buen son. José Mª le hizo las cosas muy buen y siempre a favor para ayudar a su oponente. Astado muy en línea de la casa. En la faena de corte personalísima el alicantino desplegó toda su artillería torera. Elegancia y temple al servicio del de Algarra para convencerlo para tirar para adelante. Lo hizo el bueno de Don Luis hasta que dijo basta ante tanto poderío de Manzanares. Se apretujó con el toro y le exigió mucho por abajo. José Mari lo muleteó por ambos pitones con sumo gusto pero después se rajó a chiqueros. Allí también hubo una tanda con la diestra marca de Alicante. Lástima que la espada topo en una banderilla y cayó contraria y muy baja. Sólo eso restó el más que merecido apéndice.


Talavante anduvo con el tercero muy fluido de ideas y de inspiración vive un universo taurino que marca diferencias. El saludo tan variado como bello y genuino. Afarolados de espalda, verónicas, chicuelinas y cordobinas. Alejandro antes de su personal faena realizó un quite con el capote a las espalda, gaoneras. Quehacer con todo tipo de muletazos a un noble pero sosón Cuvillo. Todo lo que le faltó al manejable tercero lo puso el extremeño. Una faena justa a medida de su oponente al que toreó muy a placer. Oreja


Gritos de "Torero de Torero" al Fandi. El granadino formó un verdadero gazpacho ante el manejable cuarto. David cuajó una enorme labor hasta el final y siempre a más. Utilizó Fandila todo su saber y portento físico puesto que en todo momento fue arrollador. Huracán Fandila. Lejos de estructurar una faena fue un fluir de muletazos constantemente con tanta facilidad que parecía estar jugando al toro como cualquier chaval de barrio que quiere ser torero. El capote una vez más con facilidad y variedad; y en banderillas cuatro pares de locura. Espadazo, dos orejas y petición de rabo. Otra bronca al palco por negar lo evidente.


Con el quinto se estiró Manzanares, saliéndose a los medios con la figura encajada, en un bello recibimiento a la verónica. Después, la paciencia del alicantino con el precioso Cuvillo se transformó en series de gusto y calidad, especialmente por el lado izquierdo y a final de faena. El animal no hizo justicia a sus hechuras, le costó embestir pero Manzanares le propició confianza y tiró hacia adelante con suavidad. Oreja tras una buena estocada al segundo intento.


El sexto fue un toro importante, el que más de toda la corrida de Cuvillo. Toro bravo y a más, no en vano era hijo de un histórico de la ganadería de Don Joaquín y de Álvaro. El sexto era primogénito en todo de 'Arrojado'. Toro de muy buenas hechuras y de muchas virtudes en su interior. Talavante con tan extraordinario animal creó una obra pura llena de colorido taurino sin ninguna corsetura. El extremeño que atesora una amplia tauromaquia ofreció un alto porcentaje de la misma, sin embargo no terminó de enfadarse del todo con su oponente. Estuvo tan fácil como eficaz y tal vez eso mismo pero más enfadado. Sea como fuere todo el mundo se entregó a la causa de Alejandro. Dos orejas.


FICHA DEL FESTEJO


Plaza de toros de la Maestranza de Granada. Tercera de la Feria del Corpus. Corrida de toros.

Seis toros de Núñez del Cuvillo.


David Fandila "El Fandi”, oreja y

José María Manzanares, ovación y oreja.

Alejandro Talavante, oreja y dos orejas. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.