CabeceraLaDivisa
Se lidiaron toros de El Puerto de San Lorenzo para Enrique Ponce, Daniel Luque y Román, que confirma alternativa

Torero de toreros

|


JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: LUIS SÁNCHEZ OLMEDO


Que Enrique Ponce es torero de toreros lo saben aquí, donde cuecen habas y hasta en el mástil de la luna. Y hoy, una vez más, se enteró Madrid de los 26 años que lleva el de Chiva dando lecciones de cómo ejecutar el arte de Cúchares. Casi le corta una con fuerza a un primero al que pinchó, y con él se esfumaron no sólo sus ilusiones, sino las de una plaza por verle pasear una de sus últimas orejas en la capital. Por naturaleza. Por descarte. Es así. Le acompañaron en suerte un Daniel Luque al que los silencios acompañan en la última época y un Román que fue sorpresa hierática en el primero y que le ligó sin temple a un sexto que, quizá, requirió la misma quietud que mostró seda en mano.


Con pies salió un primero que se mostró frío en el capote de Román, al que se le dio en varas y con el que Santiago Morales "Chocolate" estuvo desacertado. Impactante fue el quite de Collado por gaoneras, llegando con facilidad al tendido por si gran valor. Embistió con nobleza al capote de Raúl Martí antes de la ceremonia que apadrinó Ponce. Intentó comenzar faena por estatuarios, dejando un primer cambiado de espanto, pero se lesionó el de El Puerto, partiéndose la mano y ahí acabó todo. Mató de estocada y descabello. Más entipado era el sexto, al que Román dejó un espeluznante quite por gaoneras para llevarse de su mano al respetable. Brindó al público e inició faena para torear directamente a diestras. Repartidor fue el toro, al que sometió por esa mano en varias tandas de valor sin más. Final por poncinas y deslucido a espadas.


Con un ramillete de templadas y airosas verónicas con una media de cartel recibió Ponce al altón y pesador segundo, que derribó al caballo de José Palomares y lo picó Manuel Quintas antes de un quite a la verónica de Luque. Al Rey brindó su labor tras la ceremonia de devolución de trastos cuando inició faena por doblones torerísimos que calaron con fuerza en el tendido. Entre las caídas del animal fue la primera tanda, para acoplarse a pesar del viento en la segunda, especialmente un cambio de mano que reventó las palmas. De uno en uno pero plenos de emoción fueron los naturales también en el tercio, soberbios los cambios de mano. Terminó por doblones eternos y derechazos a pies juntos para pinchar en el primer encuentro y dejar una desprendida a la segunda. Ovación.


Tampoco humilló de salida el cuarto, al que Ponce intentó bajarle la mano sin efectividad. Tras flojear en el caballo, lo mandó al corral. De Puerto De San Lorenzo era el sobrero, que hizo cosas propias de su encaste ya de salida, y que incomprensiblemente fue para atrás. De Valdefresno era el tris. "Pituso" se llamaba el tris de Valdefresno, que lucía dos puñales sin cuello y al Queen de Chiva le dejó un ramillete de airosas verónicas. Se le dio en el caballo y, muleta en mano, Ponce no tuvo sino que intentarlo en el tercio por ambos lados sin lucimiento por lo desclasado del animal. Molestó mucho el viento por naturales y sólo pudo cortar y seguir intentándolo el levantino, que seguía enfrentándose a las dos auténticas navajas que seguían expectantes y en alto sobre la cabeza del de Valdefresno. Tampoco humilló en los finales, matando de estocada baja.


Frío de salida y muy en Atanasio era el tercero, que no metió con humillación la cara en el peto. Al Rey brindó su labor Daniel, que inició ésta en el centro del anillo con un toro que ya iba pegando cornadas. Siguió por la misma mano en el centro del anillo, pero no se vino arriba el capítulo. Se lesionó la mano también el toro, que se rajó del mismo modo. Fue silenciado el torero. Con un ramillete de verónicas con gusto recibió Daniel Luque al quinto. Pareció meter la vara en el primer puyazo, algo que desmintió en el segundo. Manseó en banderillas tras el espeluznante quite de Román y la respuesta de Luque a a la verónica. Muleta en mano, el de Gerena inició trasteo el sevillano por bajo en terrenos del cuatro. Por derechazos intentó Luque lucirse, pero sólo dejando detalles ante un toro que humilló. Aburrió al respetable Daniel ante un toro que fue noble y descubrió al torero. Mató de feo bajonazo.


FICHA DEL FESTEJO


Plaza de toros de Las Ventas. Décimo tercera de la Feria de San Isidro. Corrida de toros. Lleno.


Seis toros de El Puerto de San Lorenzo. Lesionado el primero. Con calidad el segundo. Invalidado el tercero también en faena. Deslucido y peligroso el serio sobrero tris de Valdefresno. De gran humillación el buen quinto. Humillador también el buen sexto.


Enrique Ponce, ovación y ovación.

Daniel Luque, silencio y silencio.

Román Collado, que confirmaba la alternativa, palmas y palmas.




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.