CabeceraLaDivisa
No rompieron ni los cuatro toros de Flor de Jara ni los dos de San Martín: Fernado Robleño y Diego Silveti fueron silenciados; única ovación para Miguel Ángel Delgado

Aburrir, aburrir y aburrir

|

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO


Aburrió la corrida de Flor de Jara. O los cuatro toros. También los de San Martín. El experimento de meter una corrida 100% santacolomeña en San Isidro es positivo, pero también para que se lo haga mirar la propia empresa y sobre y ante todo el equipo veterinario, sabiendo las características zootécnicas que el encaste lleva consigo. Más allá de que rompiera o no el encierro reseñado de Carlos Aragón Cancela, ésta es buena señal –la de la recuperación de festejos cárdenos- para la plaza.


No se movía con clase en los primeros tercios el primer toro de Flor de Jara, un astado que recibió dos buenas varas en el caballo de Francisco Javier González. Se templó su tranco en la lidia de Raúl Ruiz y en el quite por chicuelinas de Miguel Ángel Delgado. Le faltaba codicia y alegría en el inicio muleteril de Robleño, que quiso cogerle el son en la primera tanda a diestras, pero no galopaba franco el de Aragón Cancela. Humillaba en el comienzo del muletazo, pero no aguantaba la humillación hasta el final. No fue a más la actuación de Robleño, que fue a por la espada con un toro aburrido, sin recorrido. Una primera estocada defectuosa hizo efecto. Más asaltillado fue el cuarto, que se llevó un puyazo trasero de El Legionario sin terminar de humillar en el peto como tampoco en el capote de Jesús Romero. No había emoción en el tranco de un animal con el que Robleño hizo un esfuerzo en los primeros compases del trasteo. Intentó justificarse el torero madrileño, pero no fue posible lucirse. Dejó un pnchazo hondo en el primer encuentro y la metió a la segunda. Fue silenciado.


El segundo también estaba en el tipo santacolomeño y tuvo emoción en el tercio de varas, pues se arrancó de lejos, pero no tuvo gran pelea en el peto. Muy bien estuvo Vicente Varela con el capote. Brindó el toro a uno de sus compatriotas, Rodolfo Rodríguez: "Con todo mi cariño, va por ti, mi Pana”. Se fue hasta los medios para cambiárselo por la espalda, obedeciendo bien el toro a los bamboleos de la muleta. Soseaba mucho el toro, decía poco aunque iba con la cara templada en los embroques. No terminó de romper el toro, que intentó templarlo Silveti en los compases finales del trasteo. Tiró el estoque en el epílogo muleteril para dejar bernadinas y, tizona en mano, meter la espada a la primera. Tampoco el sexto tuvo más de veinte pases, pero se los intentó dar un Silveti que debió dirigir los primeros tercios de la lidia con lógica. No humillaba, iba andando y fue una faena de muchos muletazos. Bien mató al toro, metiendo la mano con habilidad.


"Cantinero”, muy en la línea de Hernández Pla, fue el quinto, que se movió en el recibo capotero de Miguel Ángel Delgado. Echó la cara arriba y sólo por un pitón en el caballo que montaba Tulio Salguero, yendo andandito y sin humillar en la lidia de Curro Robles y los pares de Lipi y Fernando Sánchez. Por estatuarios comenzó faena, dejando una trincherilla de buen gusto antes de plantarle la muleta por el derecho en los medios. No fue a más el trasteo, por lo que con dignidad fue a por la espada y acabó con la vida del astado. No se definió en los primeros tercios un segundo al que quitó Diego Silveti dejando una media para el recuerdo. Grandioso fue el par de Fernando Sánchez, para ser ovacionado junto a Curro Robles. En el centro con la mano izquierda comenzó su faena Delgado, destacando el pase de pecho final de la tanda. Se fue a por el pitón derecho el torero astigitano, pero le hizo un extraño por no dejarle sitio y ahogarlo. A punto de llevárselo estuvo en la cuarta tanda, pero afortunadamente no le echó mano, yéndose al pitón izquierdo y por abajo el torero sevillano. Se echó la muleta a la espalda para ir por bernadinas en los compases finales de la faena, echándose a los lomos del toro en una de ellas pero prosiguiendo con gallardía. Fue ovacionado.


FICHA DEL FESTEJO


Plaza de toros de las Ventas. Feria de San Isidro. Corrida de toros.


Seis toros de Flor de Jara


Fernando Robleño, silencio y silencio.


Miguel Ángel Delgado, ovación y silencio.


Diego Silveti, silencio y silencio.




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.