CabeceraLaDivisa
Tras tomar la alternativa en la pasada Feria de Otoño por casualidad, tiene mañana su única cita isidril con el encierro de El Ventorrillo

Gonzalo Caballero: “La vida se termina mañana: tiene que pasar algo, no tengo planes más allá”

|


JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO


A Caballero no le asusta el miedo. Le asusta quedarse parado. Sabe lo que quiere y, como habla el idioma del riesgo, apuesta porque en la tarde de mañana, para bien o para mal, su interior quede satisfecho. Habla como siente y como ha demostrado en el ruedo hasta ahora. Tras tomar la alternativa en la pasada Feria de Otoño por casualidad, cogiendo una sustitución de Alberto López Simón, tiene mañana su única cita isidril con el encierro de El Ventorrillo como materia prima. Hablamos con él.


Vuelves a Madrid siete meses después de hacer el último paseíllo desmonterado en este coso, ¿cómo te encuentras física y psicológicamente?

La verdad que desde que salí de la plaza el día de la alternativa en el que la afición tuvo un cariño y una entereza especial conmigo nada más que estaba esperando tener fecha y hora de volver. Desde que tengo ese día, no pienso en otra cosa, las noches son más cortas, los sueños son más intensos y me despierto y me acuesto pensando en esa Puerta Grande. Ha llegado el momento de abrirla o de tirarla abajo. La verdad que no estoy contento ni feliz, porque es un día en el que tiene que pasar algo. Cuando uno sabe que tiene que pasar algo, parece que la vida se termina ese día. Para mí el día 13 no existe. No tengo planes más allá de mañana.

Son palabras realmente impresionantes. Tienes la necesidad de triunfar y un torero en tu situación, después de no haber toreado nada tras tu alternativa, supongo que no tendrá un mañana más allá de esta corrida…

Más que la necesidad de triunfar, tengo la necesidad de realizarme a mí mismo. Ese día lo prepararé como si fuese la Eucaristía. Entregaré mi cuerpo como hizo el Señor para que todos coman de él. Es un día para encontrar el toreo entregando el cuerpo. El triunfo no es una necesidad, sino debe ser una consecuencia y mi único objetivo es ser capaz de llegar con la mente, entregándome en cada entrenamiento, en cada muletazo de salón, en cada momento. Todo lo hago con la imagen de Madrid de fondo, y cuando tú le das entrega, el triunfo tiene que ser una consecuencia.

El Ventorrillo es la corrida que tiene que valer porque es la tuya. Todos sabemos que ha pasado por altibajos en los últimos años, pero ha atravesado también momentos importantes. Tiene que valer la corrida y tiene que embestir para que Caballero salga a hombros…

La verdad que mi confianza está puesta en mí, no en la corrida. Para mí la de El Ventorrillo es la mejor porque es la mía, es la que tengo, y sólo espero que salgan toros con transmisión. Espero que transmita, si es para bien para bien y si es para mal, pues nada. Sólo espero que tenga transmisión para poder tirar la moneda. Tengo la confianza en mí.

Dos compañeros de cartel como "El Capea” o Morenito, ¿qué te dicen?

La verdad que, con todo el respeto del mundo, sólo pienso en mí. Me da igual quién esté en el cartel. Mi triunfo es realizarme a mí mismo, sé cómo lo tengo que hacer y sé que tengo que darle a Madrid la entrega que me ha dado a mí siempre. Es el lugar más bonito del mundo para que pase cualquier cosa.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.