CabeceraLaDivisa

Rafael Serna “No muy satisfecho, pero esa oreja me sirve para alimentarme”

|


REDACCIÓN


El novillero sevillano Rafael Serna fue el triunfador de la tarde del pasado domingo, en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, al cortar una oreja del tercer novillo. Sernatoreó muy bien al natural a este astado deAlbarreal, en lo que fue su faena de presentación con picadores en el Coso del Baratillo. Rafaelrealizó lo más destacado de la segunda novillada del abono, que estuvo marcada por la fuerte lluvia y por múltiples adversidades.

CULTORO: Cuéntanos, ¿Qué tal la tarde del pasado domingo?


RAFA SERNA: "La verdad que he imaginado y he visto muchas tardes en Sevilla, estos días que he estado entrenando en el campo, pero nunca hubiese podido imaginar una como esta. Ha pasado de todo. Comenzando con lo del toldo que cubre el ruedo, la lluvia, el aire, lo del toro devuelto… es que parecía que estaba todo en contra, aún así hemos tirado para delante. Por ese motivo quiero expresar mi agradecimiento a todas las cuadrillas, los banderilleros y picadores, por su disposición y profesionalidad”.


Precisamente por eso, con todo en contra, tiene doble mérito el triunfo. Porque había mucha presión, muchas miradas puestas en Rafael Serna y has cortado una oreja toreando al natural porque era el único pitón claro que tenía el toro.

"Sí, la verdad es que el novillo estaba cogido con alfileres, lo que tenía era un poco por el pitón izquierdo y lo que he hecho es aprovecharlo. El toro ha sacado un ritmo muy bueno, ha habido muletazos despacio y, con suerte, le he metido bien la espada. Una oreja para mí importante por cómo ha sido la tarde con tantos factores en contra. No muy satisfecho, pero esa oreja me sirve para alimentarme de ilusión y ganas. Ahora ya pensando en mi otra tarde, pensando en el Corpus”.


Profundizando en la faena, ¿la clave ha sido echarle los vuelos de la muleta muy suaves y no darle toques?

"Al toro le ha faltado raza, tenía que ser todo muy suave. Era como un diálogo con mucho respeto porque si lo apretaba se paraba, si lo tocaba protestaba. Había que estar muy medido con él porque requería que lo acariciases, que lo llevases bien hasta el final, no podía apretarle ni por abajo ni meterlo para atrás porque se paraba. Por el pitón derecho no tenía nada pero me ha servido para acompasarle el ritmo. Le he impuesto el ritmo que yo quería y a ese ha embestido. Ha habido una tanda que la he disfrutado porque el toro me ha regalado dos o tres embestidas muy buenas y yo estaba capacitado para aprovecharlas. Por esa parte estoy muy contento”.

Con el sexto bis ha sido otra historia.


"Totalmente. Además el toro que se ha devuelto ha estado casi media hora en el ruedo, tener que sacar el caballo, matarlo, más agua, el ruedo estaba ya fatal… todo eso influye, la cabeza no era la misma que con el primer toro, la tarde estaba decayendo en momentos ya muy difíciles, la gente me decía que suspendiera pero yo tiré para delante sabedor de que lo tenía que hacer. El toro no ha sido malo pero era una pelea continua, él con el piso y yo con el aire. Se ha defendido mucho porque no se podía mantener en pie, se movía y se resbalaba, perdía el equilibrio, y no hay que olvidar que el público que quedaba estaba deseando irse, ha sido una tarde en la que ha pasado de todo”.

Era la primera tarde con picadores en España esta temporada. Ha sido un invierno en el que has apostado por entrenar en el campo. Tú eres consciente de que hay muchas miradas puestas en ti y eso implica una presión y responsabilidad mayor. Hoy llegas triunfas y ya a pensar en el día del Corpus.


"La verdad que ha sido un invierno duro y difícil pero cargado de ilusión y asumiendo la responsabilidad de la temporada que tenía por delante”.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.