CabeceraLaDivisa

Todos con el pie cambiado

|

Hoy toca historia de toros, como corresponde al Paseillo “torero” de los lunes.


La historia, torera, de hoy va de arte y ensayo, más de ensayo que de arte. Ha concluido la Feria de Abril de Sevilla y por encima del balance artístico y ganadero que iremos desgranando en los próximos minutos, el planteamiento forzado por las ausencias de 4 figuras ha sido, pensamos, altamente rentable desde el punto de vista empresarial por ser carteles equilibrados en su costo mestizando una figura- generalmente Manzanares- con otra de las asequibles en caché y un meritorio o alternativado; lo que puede provocar un cambio de tendencia, ahora a instancia de parte de la empresa, a la hora de confeccionar ferias futuras con boicot o no por parte de éstas.


Los excelentes aforos registrados entre el sábado de prefería hasta ayer domingo, a excepción del lunes (Ferrera, Fandiño, Moral) pueden alimentar tal tesis.


Y todo partiendo de un abono débil, mucho. Ha tirado el día a día con público rotatorio como se ha comprobado con comportamientos distintos cada tarde. Y tiene su explicación, la misma sobre la que hemos venido trabajando desde hace años, con poco éxito, por cierto. Un abono de más de 4 festejos se hace caro, con figuras; sin figuras, es disuasorio. Y abre puertas al “partido a partido”.


Comenté hace algunas semanas, al conocer el planning de esta feria, que tendríamos que acostumbrarnos a que Sevilla, cada vez en su confección de feria o abono se parecería más a Madrid, por razones obvias de mercado, tal como está la tauromaquia en la actualidad.


El dato que tenemos de Madrid, es que respecto del año pasado, y pese a una buena feria y un buen ambiente el abono ha bajado. Sin embargo es posible que terminado el mes completo de toros, el porcentaje de asistencia global sea superior.

De hecho, hoy que han salido las localidades sueltas a la venta las colas eran importantes. E imagínense, ese personal para que corridas ha madrugado tanto. Señores que escogen 2 corridas, y pagan por cada billete para ver el mano a mano Juli-Perera, o Morante,Juli, Castella que ya han agotado el papel, lo mismo que el abonado, que además tiene que sacar otras 22 tardes. Te da para pagar un propio, o 100, que te guarde la fila desde la noche anterior. Incluso alimentar el mercado clandestino, viendo las hechuras de muchos de dicha fila.


La desmotivación del abonado, mientras haya entradas en taquilla, es grande. Y el vicio del que solo quiere ir a lo que quiere ir tiene cobertura ¡sobrada!


¿Solución? Motivar sacar el abono. ¿Cómo? Con ventajas sustanciales económicas y con fórmula simple, no la clásica mísera del 10% de descuento, sino algo que supongo premio… y agravio para el oportunista: precio base, como hasta ahora, tarifa plana para todas las corridas; y una vez cerrado el abono que las entradas sueltas costaran según cotización del festejo y costo del cartel.


Con esta fórmula, por la que ni me la he inventado yo, ni creo que me propongan para el Nobel no solo se puede fidelizar un abono, corregir equidistancias que es la mayor de las desigualdades, sino que con tal planteamiento se podrían dar muchos más carteles redondos por el simple hecho que la previsión de ingresos según presupuesto de gastos adecuando el precio del boleto, al menos sería de empate, y no como ahora donde la propina al torero tieso es para enjugar el agujera en taquilla del caché de la figura en cartel redondo y plaza llena.


Y además, es fórmula para acabar con la reventa, que al fin y al cabo es el termómetro del tirón de cada festejo y torero, no como el abono, éste, que pone a todos en fila como si fuera la jura de la bandera…..y todos con el paso cambiado.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.