CabeceraLaDivisa

La FIT “fotut” al “caloret” de les Falles

|

Escuche o lea la reflexión de Pedro Javier Cáceres sobre el inicio de Fallas en Valencia.

“Ché cuanta gent”. Valencia ha colgado este fin de semana el “no hay billetes”. En su plaza de toros, casi; 200 nayas quedarían en taquilla. Pinta bien la historia. Buena corrida de Fuente Ymbro para aperitivo (viernes), casi un desperdicio por parte de toreros meritorios que deben apretar más. Principalmente Juan Bautista -con el gran primero- que ya es mocito veterano. Lo de Jesús Duque resultó raro, quizá con el lote más complicado, tras sus éxitos valencianos de 2014. Sí agradó Jimenenz Fortes en dos versiones: una de temple y largura al gran 2º en el que, pese a pinchar, debió de pedírsele la oreja, y el valor acostumbrado, sin más, en un 5º en el que cobró trofeo. Me quedo con la evolución técnica y artística que desarrolló en primer turno. Más de 1/3 cubierto en tarde muy fría nos instala en un abono entre 3.500 y 4.000, que no está nada mal. Con el calendario a favor, la crisis, parece, que remitiendo, y “el caloret faller” las buenas y conjugadas combinaciones de este año, los acontecimientos de mañana lunes (vuelve El Soro en el 25º aniversario de la alternativa de Ponce y acompaña Manzanares tras su éxito del viernes en la cercana Castellón reapareciendo en los ruedos tras la sentida muerte de su padre) unido a los éxitos artísticos de los últimos ejercicios, hace previsiones de optimismo, buenas para todos.


Más después de lo de ayer que está haciendo funcionar el boca a boca tras las rotundas actuaciones de Morante en el máximo nivel artístico, la creatividad, lo sutil y de El Juli en el dominio y la construcción del arte de torear desde el poder y convencer cuando los enemigos hacen pereza a la hora de embestir. También la capacidad de Luque en franca evolución, más maduro, si cabe, que en la gran temporada anterior, aunque agobiado en el sexto –excelente en el tercero- tras la serena torería con capote y muleta de Morante y el ataque a tumba abierta de Juli. Tarde en que, curiosamente, o mayor mérito de la terna, los toros de Victoriano del Río tuvieron en su simpleza el déficit de lo mucho que de ellos se esperaba.

La tarde tiene letra grande en la profusión del toreo de capote y letra pequeña, pero importante: apenas se pinchó, generalmente una vez ante de estocadas, y el público, por un lado, actuó entregado, cariñoso, agradecido, con la terna pero con un rigor medido (nunca intransigencia) a la hora de pedir las orejas. Y más, el palco también poniendo en valor los muy devaluados trofeos cortados en este coso, aguantando peticiones de “segundas” que se fueron diluyendo por sí mismas sin que eso supusiera la consabida bronca al presidente. Es un dato, que de seguir así, público y autoridad, devolverá a Valencia su fuerza a la hora de pasear trofeos sin quitarle ni un ápice de su personalidad basada en la adhesión inquebrantable y el afecto hacia los toreros.


¡Estamos mejor que queremos! Morante vuelve el miércoles y Juli el jueves. Y lo de ayer es importante para el espectador indeciso lo mismo que los mítines políticos cara a los dudosos, siempre cada uno con su club de fans.


De las más de 10.000 gentes de ayer, apenas 500 estaban en la pomada de las vicisitudes de la empresa y su vinculación a la FIT (esto lo conocen 103; los 3 los tengo identificados, los otros 100 son a bulto) para dos meses después de tal matrimonio de conveniencia, en vísperas de estas Fallas, se consumara el divorcio. Y en ese grupúsculo de aficionados ilustrados, la prensa en general y el taurinismo militante, lo han visto con cierto agrado. Más como un apoyo incondicional a Simón Casas y su equipo –muy identificado con Valencia y sus señas de identidad- y como una liberación –sin manejar más datos que intuiciones- de todos. Se palpa en el ambiente como una sensación de independencia fallera, incluso sin que la absorción se haya notado si se hubiera producido en la confección y prólogo interno, tan solo queda la huella de la “mexicana FIT la impresión del acrónimo en los boletos.

Teniendo en cuenta la importancia de Valencia y vecinos (Zaragoza, Alicante, Nimes…etc.) que comanda el grupo de Simón Casas, los pocos enterados de los entresijos del surgir, devenir, composición etc. de la tal FIT (Fusión Internacional Tauromaquia) presumen de haber advertido del recelo cuando el rumor se hizo noticia con el argumento de “ya conocemos a los mexicanos”, y ahora se dan la razón a ellos mismos, autocomplacientes, sin más argumentos.


Quizá a Simón, después de su lucha de muchos años y haber llegado a la cresta de la ola con su esfuerzo, su estrategia de hacer sinergias, con su mimo a la élite torera y ganadera (excesivo), a costa de un bolsillo generosamente endeudado, no le terminaba de convencer, para coronar su carrera, -y ya, por edad, en un último sprint para llegar a la meta- la palabra RESCATE.


Y eso es lo que, parece, interpretaron los mexicanos de la todopoderosa ETMSA (Ballieres), “operación RESCATE”, cuando se pretendía una “fusión” para –preservando independencia de acción dado los buenos resultados que a los aztecas les sedujo a plantear la operación- aunar voluntades, conocimientos, experiencias, desde la solvencia económica de futuro y el saneamiento del presente. Pero cada uno en su casa y Dios en la de todos. Si yo te compro un porcentaje amplio, aunque sea mayoritario, de tu empresa, es bajo unas normas y un dinero. Usted me da el dinero y yo negocio con “mis acreedores”, que son “mis clientes” la deuda, en la seguridad de saldar tal a 0 para empezar, la FIT, de ídem. Pero soy yo el que administro el dinero de “mi” venta y no ustedes con “mis” proveedores.


Desde que una operación se rumorea, o se anuncia, hasta que se oficializa es lo que va del trato a pagarlo.


Con esta sinuosa forma de entender el negocio, la FIT la “fotut” en unas Fallas que, si vale de ejemplo, están poniendo en valor –hacer de la necesidad virtud- con chapitas, pulseras, otros abalorios, buen humor esa mala tarde que tiene cualquiera la del “caloret” aunque sea “hivern”, el “caloret faller” del “fresquet (fresc) del verán (estiu)”.

Si Rita puede la empresa de Valencia también. Y la cosa pinta bien.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.