Simón Casas: “El aficionado debe tener más respeto a los toros y a los toreros"

|

Simón Casas: “El aficionado debe tener más respeto a los toros y a los toreros"

El productor de arte Simón Casas comparte impresiones con Pedro Javier Cáceres sobre la exitosa Feria de Fallas 2014. El empresario francés se ha mostrado satisfecho pero asegura que todo el éxito es a base del trabajo realizado y del amor que siente por el arte de la tauromaquia. Casas ha compartido además unas palabras con Enrique Ponce, con el que ha asegurado sentirse emocionado y al que ha manifestado su admiración como torero y como persona después del faenón con sangre del maestro de Chiva en el coso de la calle Xátiva. Casas ha hablado de una feria que todo el mundo ha catalogado de exitosa y ha declarado que lo que le llena de verdad es ver que el público sale feliz de la plaza, cosa que ha conseguido en las Fallas 2014.

Pedro Javier Cáceres.- No tenemos premio para el empresario pero hay que reconocerlo, el momentazo de Simón Casas es impresionante. Simón Casas, buenas tardes. Enhorabuena.


Simón Casas.- Hola buenas tardes Pedro. Muchas gracias.


PJC.- Esto sé que es motivo del trabajo, pero ¿hay que tener también una flor en el culo?


SC.-(Risas) Evidentemente sabemos que la suerte forma parte del arte de la tauromaquia, pero lo que digo siempre, ya que el factor suerte es tan importante, se reduce al máximo. Además del trabajo yo hablaría de sensibilidad, para todos el toreo es un arte, yo me siento artista. Cuando preparo una feria hago muchos borradores y éstos no son solo poner tres nombres. Son todo, entran muchos factores, la cronología de los espectáculos, lo que me puedo imaginar de la vivencia del público, y pensar qué cartel hay un día, qué cartel hay el día anterior, para intentar motivar al publico a lo largo de la feria. Eso lo hago siempre, a veces sale mejor o peor, pero por ejemplo, cuando hago el balance de la feria de Nimes, no hay ninguna que no sea exitosa, alguna más, alguna menos, pero siempre es exitosa. Eso es fruto de una entrega, de trabajo, de profesionalismo, de un equipo de trabajo y de amor a la fiesta. Lo digo con ilusión porque siempre lo digo con ilusión, para mí la tauromaquia es un arte y si no lo considerara así, no trabajaría en el arte de la tauromaquia.


PJC.-Estas Fallas han sido excepcionales, han puesto a todo el mundo de acuerdo. En cualquier caso, no sé si el empresario está un poco mosqueado porque el público en algunas fechas no termina de ir.


SC.-No estoy mosqueado, es normal. Primero porque debido a la coyuntura social y económica hay demasiadas corridas. Esto quiere decir que el público no tiene poder adquisitivo para tantos espectáculos. Tienen que bajar el abono, porque el abono para tantas corridas lo puede comprar muy poca gente y considero que hay que dar prioridad a la calidad, a la grandeza del toreo, a que el público salga de la plaza pegando pases y quiera volver. Esto es una cuestión de adaptación de los pliegos de condición, creo que tienen que dejar más libertad al empresario, que teóricamente es el que sabe, por eso una entidad lo ha elegido como tal. Se debería partir de una base mínima de espectáculos y luego el empresario sabe cuándo tiene que dar más. Dejar libertad a los profesionales experimentados es la mejor manera de hacer las grandes ferias. Los pliegos de condición, la política de control de la fiesta ha sido demasiado estricta, demasiado estrecha en su visión. Ahora nos toca reflexionar sobre el futuro de la producción de la fiesta de los toros como arte, sobre la satisfacción del público. El dogmatismo no lleva a ningún sitio, hay demasiado dogmatismo.


PJC.-El otro día, como siempre damos la pincelada en el programa de Carlos Herrera, dimos la crónica de la corrida del sábado, que fue un espectáculo, pero había voces discordantes y me preguntó Herrera si de verdad estábamos disfrutando o era más ruido que nueces. Aquí hay dos lecturas, el público que está encantado, ves que salen contentos, se van a cenar y a celebrarlo, y los que están más disgustados son los que no pagamos. (Risas)


SC.-Es cierto que tenemos que acabar con las mentes estrechas. El arte del toreo tiene que crear emociones, felicidad, tiene que dar un bienestar al público, a partir de los valores de la fiesta. Me ha emocionado escuchar a Enrique Ponce decir que se sentía morir debajo de los pitones del toro, eso se merece un respeto tremendo, y ahí está la grandeza de la fiesta. Yo ruego, y lo digo con cariño, a los aficionados que tengan más respeto a los toreros, al toro. Es verdad que algunos toros se caen, pero hay que ser respetuoso. El derecho a la crítica está permitido porque vivimos en democracia, pero el derecho al insulto no, y sobre todo en una plaza de toros en la que hay gente que se juega la vida.


PJC.-Cambiando de tercio. Hay que ver cómo te haces la competencia el Domingo de Resurrección, apoderado en Sevilla y empresario en Málaga.


SC.-Sí, pero con dos tauromaquias diferentes, pero siempre a un nivel muy alto de calidad. Lo que va a ocurrir en Sevilla con dos sevillanos al frente de una de Miura es importantísimo, y el de Málaga, mano a mano de Morante y Juli y más después de los quites de Valencia, eso es la grandeza de la tauromaquia.


PJC.-Hemos abierto el programa entrevistando a El Juli y el lunes pasado a Finito, que ha estado impresionante. Todos se han puesto en valor en estas Fallas.


SC.-Y hasta toreros que no han tenido la suerte con la espada pero que estuvieron muy bien, por ejemplo Fandiño, si no pincha corta tres orejas, Castella también estuvo muy bien. Ha sido un sinfín de éxitos y al final el gozo del público, que debe ser el objetivo final de todo arte y en este caso de la tauromaquia.


PJC.-Te tengo que preguntar por el Twitter, que sabes que enreda mucho. Es una herramienta fascinante pero enreda mucho. Tu ahora mismo junto con Cutiño sois los dos empresarios que muchos reclaman en el Twitter, sin embargo estos mismo son muy radicales diciendo que el empresario no puede ser apoderado, yo no estoy de acuerdo, pero quisiera que les dijeras por qué se puede ser empresario y al mismo tiempo apoderado.


SC.-Simplemente porque saber de toros a nivel profesional es muy difícil, por desgracia ahora estamos en falta de grandes profesionales del toreo, no hay muchos. El espectáculo de la tauromaquia tiene artistas que son toreros, ganaderos, y empresarios, que también debemos ser artistas. Se puede ser empresario y apoderado porque estamos hablando el mismo arte, ahora bien, no se puede ser las dos cosas cuando se cae en perversidades, de poner a toreros porque los lleva uno. Yo en Valencia he puesto a mis toreros, Finito, uno de los grande triunfadores y admirado por la afición, Daniel Luque, que estuvo soberbio, Escribano igual... se puede ser empresario y apoderado siempre y cuando uno tenga ética y sepa de toros, sepa de arte. El Twitter es maravilloso, pero el problema es que se quiten las mascaras algunos, que digan sus opiniones, porque el hecho de poder escribir bajo un pseudónimo para insultar no es digno de la sociedad del siglo XXI, eso es lo que pasa en todo, y en los toros en particular, donde cualquiera se ve capacitado para insultar y para descalificar. Mientras Twitter sea un medio de comunicación anónimo, yo me llamo Simón Casas y respondo a cualquier persona y a cualquier opinión mientras sepa quien la pronuncia.


PJC.-Lo ha dicho el empresario de Valencia, quien no solo se ha ganado el respeto sino el prestigio. Ahí están los resultados. Simón, nos habéis hecho disfrutar muchísimo.


SC.-Muchas gracias, mi mayor felicidad como productor es ver cuando el público sale contento de una plaza de toros. El sueño es que miles de personas tengan emociones sublimes y que queden grabado en las memorias, eso es una producción auténticamente artista y agradezco por lo tanto a todo el público que igual que yo tienen pasión por la fiesta de los toros.


PJC.-Gracias por estar aquí Simón, sois los que dais calor, color, lujo y prestigio a los espacios taurinos que humildemente ponemos en marcha. Gracias.


SC.-Muchas gracias.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.