Aguilar contra el maleficio de los domingos

|

Aguilar contra el maleficio de los domingos

¡PIN!...a Alberto Aguilar

Siempre cumple, suele cortar su oreja cada festejo y lleva cortejando la Puerta Grande de Las Ventas hace tiempo. De hecho el no haberlo conseguido en anteriores ocasiones es ajeno a su labor y solo imputable a unos palcos cicateros.

Su labro de ayer fue torera, inteligente, sagaz, entregada... pocos podrán discutir su oreja y queda la ilusión de volver a verle en la corrida de Victorino.


¡PAN!... agradecido al colombiano Sebastián Ritter

El torero americano se había ganado volver por su actuación en otro domingo de los parias, como está programado este San Isidro. La cornada de Ureña le abrió el paso, también en un domingo de estos de festejos para pobres (en los tendidos y en el ruedo) –es una metáfora con dedo acusador al autor intelectual-. Ritter tuvo la grandeza de brindar su primer toro a su compañero y aun lamentando el porqué de su ausencia agradeciendo se hubieran acordado de él.


Y un ¡pan! de comprensión a Capea, que con oficio, como recomendaba la tarde, estuvo por encima de su lote, pese a la persecución de público y gran parte de la crítica. No se si es mejor que muchos que esos sectores protegen, lo que sí digo es que no es menos torero que ellos.


¡PUM!... petardo: Ventorrillo veterano de las calles a la plaza.

Ahí estaba, el martes negro (día 20) para ser el 2º de David Mora. Y se esperaba que a la menor oportunidad al Sr. San Román se le iría aligerando una despensa con productos al borde de la caducidad. ¡Quedan más! El verano es largo y el reglamento, creo, impide igualmente que tales bovinos se echen por las calles para que corran los mozos.


Cierto es que tal zambombo cayó en las manos poco experimentadas de un valiente Ritter, y que el refrán dice que el toro de 5 y el torero de 25; pero cuando el toro –o eso anunciaron- tiene hechuras e intenciones moruchas de viejo guasón, ni el que inventó el toreo; de 25, 40, o 55.


¡Fuego!... a la indocumentación

A las protestas de los mas listos de la clase cuando Aguilar se llevó el toro 2º al caballo de puerta después del episodio de la primera vara. Ni puta idea, ni gota de sensibilidad ni sentido común.


Y a la maldición de los domingos, pese a estar este mejor diseñado que los anteriores. El infortunio se cebó desde el minuto 1 cuando un toro con hechuras de feria y gran son se partió un pitón y vuelta la burra al trigo. Son tardes que se pierden en lo accesorio... salvo que lo fundamental sea tan rotundo como lo realizado por Alberto Aguilar.


Foto: las-ventas.com

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.